Fernández Mañueco pide un «impulso renovado» en la nueva etapa del CES

Así lo asegura el presidente de la Junta durante la toma de posesión del responsable de la entidad, Enrique Cabero, quien apuesta por modernizar la industria para fomentar el crecimiento económico y el empleo

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, el vicepresidente, Francisco Igea, y el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, conversan con Enrique Cabero antes de tomar posesión como presidente del Consejo Económico y Social (CES). Junto a ellos, la presidenta del CES de España, Mari Carmen Barrera
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, el vicepresidente, Francisco Igea, y el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, conversan con Enrique Cabero antes de tomar posesión como presidente del Consejo Económico y Social (CES). Junto a ellos, la presidenta del CES de España, Mari Carmen BarreraWellington Dos Santos PereiraLa Razón

Un «impulso renovado». Esa fue la petición del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, para el nuevo responsable del Consejo Económico y Social (CES), Enrique Cabero, en la renovada etapa que afronta esta institución propia «esencial para nuestra tierra»

«No podemos hacer lo mismo que hasta ahora», dijo Fernández Mañueco, quien clausuró el acto de toma de posesión de Cabero celebrado en las Cortes regionales, y donde consideró la presidencia de este órgano «una tarea de especial relevancia» porque sus recomendaciones «marcan las decisiones económicas y sociales que se adoptan desde las instituciones».

«Tu tarea es apasionante aunque compleja y difícil», apuntó a Cabero, a quien consideró «más que preparado» para el puesto y a quien trasmitió «la lealtad» del Ejecutivo autonómico con su labor, que, asumió, acometerá «con prudencia y acierto».

Por su parte, Cabero dijo asumir su cargo con una «altísima responsabilidad» tras suscitar su figura «tantos consensos y apoyos» y garantizó «todo el esfuerzo» para que «siga avanzando».

Asimismo, defendió que la institución que dirigirá constituye un «órgano de vital importancia para nuestro modelo de Estado y autonómico convertido en un referente»y definió el Diálogo Social en la Comunidad como un «tesoro».

En este sentido, destacó que Castilla y león es una «gran Región que tiene muchas potencialidades» y la institución que dirige «debe contribuir a que se desarrollen como la ciudadanía quiere».

Además, reseñó que la Comunidad es una autonomía «muy relevante» en España, donde surge el parlamentarismo y la universidad, y destacó sus potencialidades con un sector primario «importantísimo» que «debe seguir aprovechándose» como una oportunidad; y un «contenido industrial relevante, que debe crecer, modernizarse y actualizarse» para hacer, aún más, de esta tierra «un lugar idóneo donde poder crecer en empleo, bienestar y derechos».