Doce horas recluidos y de calma tensa en Cidaut por temor al contagio del Coronavirus

Los trece trabajadores aislados se encuentran en sus domicilios bajo vigilancia, y los compañeros del ingeniero iraní han dado negativo

Confirman segundo caso de coronavirus en Castilla y León, en Valladolid
GRAF8148. VALLADOLID, 27/02/2020.- Una de las personas aisladas en la empresa Cidaut del Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), tras detectarse un caso de coronavirus en un ingeniero iraní, conversa con una compañera (d) que se encuentra en el exterior de la sala donde están recluidos. EFE/NACHO GALLEGONACHO GALLEGOEFE

Se trataba de una visita más de las numerosas que recibe la empresa Cidaut, ubicada en el Parque Tecnológico de Boecillo. Una delegación procedente de Irán, compuesta por cinco personas, que llevaban varios días en la capital vallisoletana. Y fue ayer, alrededor de las once de la mañana, cuando uno de los integrantes de esta expedición, un joven de 32 años, comenzó a manifestar síntomas de encontrarse mal y con fiebre. Enseguida se llamó al 112 y se activó el protocolo por un posible caso de coronavirus.

Fue en ese momento, cuando los empleados de la empresa vallisoletana, que habían estado en contacto más directo como los compañeros del ingeniero, tuvieron que ser aislados, por motivos de seguridad en un módulo. A partir de ese momento, a la espera, para conocer el desenlace, aunque según ha podido saber este periódico, siempre en un ambiente distendido y tranquilo, aunque el paso de las horas y el desconocimiento de la situación, hiciera que comenzara a mascarse la tensión.

Es más, los propios compañeros aislados estaban en contacto permanente con el hasta entonces presunto portador del virus a través de vídeoconferencia, que estaba ingresado en el Hospital Río Hortega de Valladolid, a la espera de conocer los resultados definitivos.

“Los propios trabajadores continuaron con sus tareas, como si se tratara de un día normal”, según señalan fuentes de la empresa e incluso pudieron acabar el ensayo en el que estaban trabajando. “Es más la parafernalia que se monta, que lo que realmente es”, señalaba también un empleado de Cidaut.

Alrededor de las siete de la tarde, los propios empleados conocieron la noticia de que el ingeniero iraní estaba afectado, y así se lo comunicaron personalmente por vídeoconferencia, ya que hasta ese mismo momento lo desconocía. El propio afectado tranquilizaba a todos sus compañeros al asegurar que sólo tenía síntomas leves. Sus propios compañeros, en observación en el mismo hospital, han dado negativo.

Hubo algún momento de tensión hasta casi las once de la noche, cuando desde la Consejería de Sanidad se determinó que podían marcharse a sus respectivos domicilios, donde deberán permanecer alrededor de dos semanas aislados, “tomándose la temperatura diariamente” y se les ha informado que en el caso de que sufran algún tipo de síntoma se pongan en contacto con el teléfono de información 900 222 000 y “que no acudan personalmente a ningún tipo de salud si sufren alguna anomalía”.

Mientras en Cidaut, que cuenta con una plantilla de 3.665 trabajadores, se están tomando las medidas preventivas de seguridad para evitar posibles contagios como la limpieza del módulo en el que estuvieron apartados los trabajadores