Fallecen tres curas en la Casa Sacerdotal de Palencia y otros cuatro están ingresados

En el inmueblen residen una treintena de sacerdotes

Casa Sacerdotal de Palencia
Casa Sacerdotal de PalenciaDiócesis de Palencia (nombre del dueño)La Razón

Un total de tres sacerdotes jubilados que vivían junto a treinta párrocos y el obispo Manuel Herrero en la Casa Sacerdotal de Palencia han fallecido a consecuencia de coronavirus, y además hay cuatro presbíteros ingresados en el Hospital Río Carrión con coronavirus, algunos con patologías previas muy severas.

El sacerdote Germán García González murió este lunes a la edad de 84 años en el Hospital de Palencia, donde permanecía ingresado tras dar positivo en Covid-19, han informado fuentes diocesanas. Germán García residía desde su jubilación en la Casa Sacerdotal de Palencia, junto a otros treinta sacerdotes y el obispo de Palencia, Manuel Herrero, que permanece aislado en su habitación desde que recibió el alta hospitalaria tras confirmarse su positivo en Covid-19.

El pasado 4 de abril falleció, también víctima del coronavirus, el sacerdote Alberto Ruiz Lanchares, de 87 años, que estuvo destinado en distintas parroquias palentinas y desde su jubilación residía en la Casa Sacerdotal y era bibliotecario del Seminario Mayor San José.

Unos días antes, el 31 de marzo, falleció David García Martín, que fue párroco de San Antonio, en la capital palentina, durante diecisiete años y de otras localidades como Boadilla del Camino, Villorquite de Herrera, Castil de Vega, o Velilla del río Carrión.

Además, según informó la Diócesis de Palencia, otros cuatro sacerdotes jubilados están actualmente ingresados en el Hospital Río Carrión de Palencia, después de dar positivo en Covid-19, todos de avanzada edad y algunos con patologías previas “muy severas”.

El resto de sacerdotes, incluido el obispo, Manuel Herrero, están aislados en sus habitaciones y tienen prohibido el acceso al resto de dependencias, incluida la capilla, de la Casa Sacerdotal, que fue desinfectada por la UME la semana pasada.

Germán García González era natural de Autilla del Pino (Palencia), desarrolló su vida sacerdotal como capellán castrense del ejército español y tras su jubilación, estuvo durante muchos años como misionero en Bolivia en el Proyecto Hombres Nuevos, creado por el obispo emérito de Palencia Nicolás Castellanos, informa EFE.

Durante más de una década Germán García desarrolló su trabajo de pastoral en la parroquia Hombres Nuevos en el barrio Plan 3000 de Santa Cruz de la Sierra. En todo ese tiempo siempre demostró ser un sacerdote empleado en servicio a la comunidad a tiempo completo, dejando un grato recuerdo en todas las personas que lo conocieron.Tras su regreso de Bolivia pasó a residir en la Casa Sacerdotal Nuestra Señora de Lebanza, situada en el centro de Palencia.

Alta para el obispo de Palencia

Por otra parte, el obispo de Palencia, Manuel Herrero, fue dado de alta, tras pasar diez días en el hospital. Al respecto, señaló que "no he temido por mi vida porque confiaba en Dios y en los médicos”, aunque si que pensó en la “fragilidad, al estar aislado 24 horas en silencio”.

“Cualquier bichín de nada nos tumba. No tenía miedo a encontrarme con Dios, sino al dolor”, subrayó para aclarar que físicamente “no notó nada”, aunque le hacían un seguimiento diario con diversos análisis de sangre. No obstante, deja claro que estuvo muy bien atendido por los médicos y las enfermeras y por todo el personal sanitario. Y es que, Herrero calificó el trabajo del personal sanitario como “excelente y heroico por la manera de exponerse a pesar de todo ello”.