Vuelta al tajo con la seguridad como prioridad

Numerosas empresas, en especial las vinculadas a la industria y a la construcción, regresan este lunes a la actividad en Castilla y León

Dos trabajadores del sector de la construcción de Burgos en su retorno a la actividad
Dos trabajadores del sector de la construcción de Burgos en su retorno a la actividadRicardo Ordóñez/Ical (nombre del dueño)

Este lunes ha vuelto la actividad laboral a Castilla y León. No en todos los sectores, sino sobre todo en aquellos vinculados con la industria y la construcción. Una vuelta a cuentagotas que se va a seguir realizando a lo largo de la semana pero con un objetivo primordial: salvaguardar la salud de los trabajadores con la máxima seguridad como prioridad.

Aunque en los últimos días, desde la Junta ha apostado por dilatar más en el tiempo el confinamiento, la verdad es que bastantes empresas han decidido que era el momento de volver tras unos días de “hibernación”, ya que un parón puede significar problemas económicos para sus cuentas.

Obras de construcción en Soria
Obras de construcción en SoriaIcal (nombre del dueño)

Una de las empresas que ha vuelto a la actividad en Castilla y León es la multinacional de origen francés Michelin, que ha reanudado el trabajo en las factorías de Valladolid y Aranda de Duero, que aún no la producción. Los trabajadores están recibiendo un tríptico con las medidas de seguridad de las que ya habían sido informados previamente, pero que fundamentalmente se centran en la importancia de guardar las distancias de seguridad y evitar concentraciones de personas, algo que era especialmente frecuente en la hora del bocadillo o en los vestuarios en el cambio de turno, algo que ahora se ha organizado para evitar la coincidencia entre los trabajadores, a quienes también han recomendado ducharse en casa e incluso existe la posibilidad de acudir desde casa con la ropa de trabajo.

Otra multinacional, Renault comienza mañana en la factoría de Motores de Valladolid y en la de Sevilla, con la formación de algunos trabajadores y mandos, la reanudación de la actividad de manera lenta y progresiva.

El Grupo Nicolás Correa, con sede en Burgos, dedicado a la fabricación de máquina-herramienta, y dos de sus filiales en la ciudad han retomado su actividad tras cerrar el pasado 30 de marzo gracias a una modificación del calendario laboral, pactada con los sindicatos, que evitó la aplicación de un ERTE. Y el 25 por ciento de las empresas del polígono industrial de Villalonquéjar (Burgos), el mayor de Castilla y León, ha recuperado su actividad, lo que se suma al 15% que han seguido activas las últimas semanas, sobre todo de los sectores de alimentación y logística.

El Ayuntamiento de Salamanca retomaba la práctica totalidad de obras municipales que se están llevando a cabo en la ciudad, y que fueron paralizadas temporalmente como consecuencia del confinamiento total decretado el pasado 29 de marzo por parte del Gobierno de España para los sectores considerados no esenciales.

Trabajadores del Ayuntamiento de Salamanca realizan labores en la ciudad
Trabajadores del Ayuntamiento de Salamanca realizan labores en la ciudadJESÚS FORMIGO/ICAL

Preocupación en sindicatos y Cecale

Desde la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecale) se ha podido constatar, a través de sus organizaciones integradas, cómo las empresas de la Comunidad han afrontado la llamada “deshibernación” con preocupación y cierta inquietud para desarrollar su función con plena seguridad y cumplir así con las medidas sanitarias necesarias, evitando exponerse al contagio del Covid-19.

Aún así precisaba en un comunicado que sectores como el de la construcción ha desarrollado hoy su actividad al 70 o 75 por ciento, cumpliendo con responsabilidad con las recomendaciones recogidas en las guías de actuación en materia preventiva.

No obstante, la patronal explicaba que existe un “importante” número de empresas que han intentado reiniciar su actividad, especialmente las pymes, pero aseguro que no han podido hacerlo al haber tenido una menor disponibilidad de sistemas de protección para poder trabajar con suficientes y adecuadas garantías.

Por su parte, CCOO y UGT de Castilla y León han advertido que no se debe retomar la actividad en los sectores no esenciales sin que haya garantías de una condiciones laborales “plenamente seguridad y saludables” mientras que la patronal ha trasladado al Gobierno la responsabilidad de dotar a las empresas los medios que lo posibiliten. Los dos sindicatos, en un comunicado conjunto, han asegurado que “ningún centro de trabajo que no pueda garantizar los protocolos de seguridad debe retomar la actividad en Castilla y León”.

Reparto de mascarillas

La Delegación del Gobierno en Castilla y León destacaba la normalidad con la que se ha desarrollado el reparto de las más de 500.000 mascarillas recibidas del Gobierno de España durante la jornada de ayer para evitar el contagio por coronavirus. Para ello, destacó que ha coordinado a los diferentes cuerpos de seguridad del estado y agrupaciones de Protección Civil.

Reparto de mascarillas en los autobuses de Valladolid
Reparto de mascarillas en los autobuses de Valladolidmir_ical

Fuentes de la Delegación indicaron que han sido más de 180 puntos de distribución los que se han puesto en marcha en todo el territorio. Además, recordó que este reparto se ha realizado, sobre todo, en estaciones de transporte público, lugares en los que el tránsito de personas ha sido mayor y donde más posibilidades de contagio puede haber, en sus desplazamientos a puestos de trabajo.