Más de 4.500 multas por distracciones al volante en lo que va de año en Castilla y León

Por esta circunstancia 46 personas perdieron la vida en 2019 en la Comunidad

Más de 4.500 multas ha puesto en lo que va de año la Dirección General de Tráfico (DGT) de Castilla y León, por distracciones al volante, en su mayor parte vinculadas al uso del teléfono móvil durante su conducción.

Unas cifras que ha anunciadd la coordinadora de la DGT en Castilla y León, Cantabria y Asturias, Inmaculada Matías, durante la presentación de la nueva campaña de tráfico que, hasta el próximo 20 de septiembre, tendrá como objetivo evitar dichas distracciones al volante en las carreteras de la comunidad.

Según ha explicado el delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, el fin de esta nueva campaña es “concienciar a la ciudadanía de que, cuando se está al volante, hay que tener los cinco sentidos puestos en la carretera, con lo que es necesario evitar cualquier tipo de distracción”.

De hecho, estas son la principal causa de accidentes mortales, con un total de 46 personas fallecidas -un 34% del total- en las carreteras de Castilla y León, tal y como ha advertido Izquierdo, quien ha detallado que “en un segundo de distracción, a 120 kilómetros por hora, se avanza 34 metros”, informa Efe.

Y ha continuado apuntando que “si se tardan 20 segundos en contestar o mirar un mensaje en el móvil, el coche se desplaza 700 metros, lo que supone un riesgo muy importante al no estar mirando la carretera y quedarse con poco o ningún margen de actuación si ocurre algo”.

A través de esta campaña se incrementará la vigilancia y las medidas de control para evitar, sobre todo, el uso del móvil al volante, con diferentes medios: un helicóptero, un dron, 24 cámaras fijas y la incorporación de una furgoneta en el sector de tráfico de Castilla y León.

Esta nueva furgoneta “al ser más alta, permitirá poder vigilar mejor a los conductores de vehículos pesados, como autocares y camiones, que están a mayor altura y, por tanto, son más difíciles de ver cuando cometen una infracción de este tipo”, ha asegurado el coronel del sector de Tráfico de la Guardia Civil de Castilla y León, Francisco González Iturralde.

Además, el delegado del Gobierno en la comunidad ha recordado que “las sanciones para este tipo de infracciones incluye la retirada de 3 puntos del carné de conducir, aunque el Anteproyecto de Ley de Seguridad Vial ampliará a seis puntos esta penalización, por lo que al cometer dos veces la infracción, se retiraría el carné”.

Se trata de una campaña de ámbito internacional que busca reducir al máximo este tipo de comportamientos como el uso de dispositivos electrónicos, pero también fumar o la somnolencia, los cuales “multiplican por cuatro el riesgo de accidente, al igual que la conducción bajo los efectos del alcohol”, ha concluido Matías.