Levantan las restricciones en Valladolid y Salamanca

La situación epidemiológica mejora en ambas ciudades desde el pasado 3 de septiembre con medidas más contundentes para luchar contra la Covid-19

Vallisoletanos y salmantinos pueden respirar un poco más tranquilos, aunque todavía no pueden cantar victoria ante un virus que sigue produciendo muchos quebraderos de cabeza. La situación epidemiológica ha mejorado en ambas ciudades. Por este motivo, y después de dos semanas, la Junta de Castilla y León ha decidido levantar las medidas restrictivas que llevaban impuestas desde el pasado 3 de septiembre

Así se lo trasladó el vicepresidente, Francisco Igea; y los consejeros de Sanidad y Fomento y Medio Ambiente, Verónica Casado y Juan Carlos Suárez-Quiñones, respectivamente, al alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y al vicealcalde de Valladolid, Manuel Saravia, en una reunión para analizar la situación que vivían ambas capitales de provincia.

El regidor salmantino consideró “positiva” la notica especialmente para “los sectores económicos que habían estado afectados por estas restricciones”, dado que ahora “van a estar en disposición de mejorar la viabilidad económica de sus negocios”.

“Mi valoración no puede ser más que positiva”, reiteró García Carbayo a la agencia Ical poco después de la finalización de la reunión. No obstante, aseguró que van a “seguir insistiendo en el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social, en el uso de las mascarillas y en las normas sobre higiene de manos” puesto que “la salud es lo más importante para los salmantinos”.

En ese sentido, manifestó también el regidor salmantino su reconocimiento a los agentes de la Policía Local porque “durante estos días están haciendo un esfuerzo ímprobo para vigilar el cumplimiento de las normas sobre cuarentena que afectan a las personas con PCR positivos y a sus contactos”, con el objetivo de que “estas personas cumplan con las cuarentenas”.

Por su parte, Manuel Saravia, tras el encuentro con Igea, Casado y Suárez-Quiñones, indicó que es una “buena noticia”, pero pidió mantener la “cautela” puesto que la situación del coronavirus ha mejorado, pero no se ha logrado una posición “buena” en la ciudad en la que la pandemia afecta de forma heterogénea.

Al respecto, el edil señaló que el principal problema que les habían trasladado son las reuniones de personas en espacios cerrados. De esta forma, declaró que se deben mantener los controles sobre el cumplimiento de las medidas establecidas y las cuarentenas. Además, la Junta se reunirá cada 15 días con los alcaldes de los municipios de más de 20.000 habitantes para informarles de la situación.

Ya por la mañana Verónica Casado dejaba entrever esta decisión al señalar a los medios de comunicación que "parece que las medidas restrictivas están dando frutos, ya que la acumulación de casos se encuentra en una situación descendente”.