«No tenemos conciencia de la importancia de las matemáticas»

El joven Nicolás Atanés, estudiante burgalés de 1º de Bachillerato, lidera un movimiento social para acercar de forma divertida esta ciencia

Nicolás Atanés, con un parchís que usa para sus juegos matemáticos
Nicolás Atanés, con un parchís que usa para sus juegos matemáticosLa RazónLa Razón

Las matemáticas son consideradas por muchos como el máximo exponente de lo abstracto. Quizás por ello sea la asignatura más odiada por la mayoría de los estudiantes, aunque quien la acoge en sus brazos no la suelta jamás «porque engancha».

Su complejidad a la hora de poder aprender su razonamiento lógico; que muchos alumnos consideren que, salvo sumar, restar, dividir o multiplicar no sirven para nada; o que los profesores tampoco sepan muy bien como enseñar o comunicar esta ciencia para conseguir atraer la atención de sus alumnos, son otras cuestiones que pueden esconderse detrás de ese rechazo entre los jóvenes alumnos.

Sea como fuere, lo cierto es que las matemáticas tampoco dejan indiferente a nadie, aunque seguramente sean unas incomprendidas.

«La matemáticas valen para todo y se usan para cualquier cosa, pero en la sociedad no hay aún conciencia de la importancia de las matemáticas», señala a LA RAZON el joven Nicolás Atanés, burgalés que estudia 1º de Bachillerato y amante de esta ciencia que analiza las propiedades, las relaciones entre números, figuras geométricas, iconos, glifos, o símbolos, que tiene orientado su futuro hacia las Matemáticas y la investigación, pero que antes se ha marcado como reto acercar las matemáticas a la calle y a la sociedad de una manera divertida.

De hecho, este pasado domingo, junto con otro grupo de jóvenes como él de toda España, tenía pensado llevar a cabo en Valladolid una actividad en las calles de la ciudad dirigida a todos los públicos y familias, con juegos como el sudoku, rompecabezas o el ajedrez y el parchís, pero la pandemia lo ha impedido y se han tenido que conformar con celebrar un encuentro de hora y media más o menos a través de las redes sociales o por plataformas audiovisuales como Zoom.

Iniciativas que impulsa a través de un movimiento social que lidera denominado Virus Matemático y a través de su perfil social de Instagram «Raíz de mate», con los que intenta acercar a la sociedad de forma amena las matemáticas y crear conciencia de la importancia de esta ciencia en todos los ámbitos de la vida.

Como el fútbol

«Las matemáticas rara vez son noticia, salvo cuando se habla de Ciencia o de Estadística, y esto es algo que queremos cambiar», apunta Nicolás a este periódico, para quien la álgebra, los algoritmos, el cálculo o la trigonometría son como el fútbol. «Es algo que engancha y que me ayuda a interpretar la vida», asegura este joven estudiantes, convencido de que las matemáticas se pueden aprender disfrutando a base de ejercicios repetidos.

Tampoco esconde su «inquietud» ante la situación de la asignatura en la Lomloe, la Ley Celaá de Educación, que podría dejar de ser obligatoria en Bachillerato, y cree que en las matemáticas «deberían tener un peso más importante en los currículos».