Dos semanas por delante para actuar o echarse a temblar

La covid se desboca y la Junta pide un confinamiento en casa «breve pero intenso» para evitar «centenares» de muertes

Varias personas en la terraza de un bar en Segovia
Varias personas en la terraza de un bar en SegoviaNacho Valverde Europa Press

Castilla y León y se encuentra en una situación epidemiológica de extrema gravedad, con el virus desbocado y campando libremente a sus anchas, y donde el sistema sanitario podría verse superado en poco tiempo si no se logra frenar su expansión. Y es que el crecimiento de los contagios está siendo ahora muy similar al que se registraba en marzo, al comienzo de la pandemia. «Como una pared», en palabras del vicepresidente Francisco Igea.

De hecho, la Comunidad registraba ayer 2.321 nuevos contagios, la cifra más alta de la pandemia, 784 brotes activos -134 más que el miércoles- y once fallecidos. Además, la incidencia acumulada a siete días se dispara en todas las provincias y se sitúa en los 433 casos por cada cien mil habitantes, y en 141 zonas básicas de salud de la Región, el 57 por ciento del total, la tasa supera los 900 positivos. A todo esto hay que sumar una presión hospitalaria al alza, on 823 pacientes con covid ingresados, 666 en planta y 157 en las UCI expandidas de los 311 que hay entre todas las patologías, con un 50 por ciento de ocupación de enfermos covid y del 62 entre todas las dolencias en estas unidades de críticos.

«La situación es de extrema gravedad, y aunque no me gustaría exagerar si no paramos los contagios esta tercera ola será mucho peor que la primera y la segunda», advertía Igea, quien aseguraba que los dos próximas semanas serán muy duras y auguraba «centenares» de muertes a la semana -entre 50 y 60 muertes al día- por covid si se mantiene el ritmo actual de infectados.

Ante esta situación, Castilla y León intentará responder intensificando los cribados masivos en los municipios con más incidencia, como el que va a celebrar hoy en Trigueros del Valle, los previstos para mañana y el domingo en Laguna de Duero y Cigales, o el del lunes en Serrada, todos ellos en la provincia de Valladolid.

Pero, también, pidiendo a la población que se quede en casa y solo salga para lo indispensable para evitar el contacto social; que tampoco se visiten a los familiares en las residencias hasta que no estén todos vacunados; e incluso, se plantea el cierre perimetral provincial, para lo cual ya ha contactado con la Delegación del Gobierno para ver la disponibilidad de medios existente para los controles de carreteras. Algo que la Junta va a trasladar a los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes y diputaciones en un encuentro que van a mantener este viernes. Y es que bajar los contagios, la movilidad y el contacto social, son las tres prioridades que se ha marcado el Gobierno regional para estas dos semanas complicadas que se avecinan.

Además, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, pedía otra vez a Sánchez un confinamiento domiciliario «breve pero intenso», en el que se podría salir a la calle en momentos puntuales y se mantendrían los colegios abiertos, y defendía también la revisión del toque de queda para que este pueda entrar en vigor antes de las diez de la noche Cambios para los que haría falta que el Gobierno de España, o bien modificase el decreto de estado de alarma previsto hasta el 9 de mayo, o bien que dotara de alguna herramienta jurídica a las Comunidades para que lo pudieran ejecutar.

Por otro lado, Castilla y León, que ya ha inyectado la primera dosis a 54.433 personas -el 70 por ciento de las recibidas-, comenzará el lunes a vacunar a los sanitarios que están en primera línea frente al virus, como son los de Urgencias, Medicina Interna, Neumología o los profesionales implicados con pacientes covid.

Cepa británica

Por otro lado, la consejera, preguntada por los periodistas por la nueva cepa británica, más contagiosa, que está creciendo en Andalucía, aseguraba que en Castilla y León hay en estudio en estos momentos “más de medio centenar” de casos de “alta sospecha” , si bien descartaba una conexión entre el incremento de casos y esta variante del virus. Por ello, pedía “prudencia” en relación a esta cepa, ya que, de momento, se tratan de casos en estudio y sin ninguna conclusión al respecto.

Y en cuanto a si este aumento disparado de la covid está provocando suspensiones de operaciones o de cualquier otra actividad programada en los hospìtales, Casado afirmaba que no y recordaba, además, que cuentan con planes de contingencia ya preparados, ya que debido a la situación condicionaba esta posibilidad a la necesidad de crecimiento que se requiera en los próximos días.