Música

La JOSVa presenta este fin de semana en León y Valladolid «El Barbero de Sevilla»

Se podrá disfrutar de esta zarzuela en sendos auditorios, el sábado y el domingo, a partir de las 19:00 horas

Ernesto Monsalve con Óscar Puente con el cartel de la obra
Ernesto Monsalve con Óscar Puente con el cartel de la obraJosva

Hay ganas de disfrutar de la música. De la música con mayúsculas y más si llega de la mano de jóvenes y virtuosos músicos que ponen su talento a disposición de la sociedad. Y con una propuesta muy interesante, ya que la Joven Orquesta Sinfónica de Valladolid (JOSVa) con su inquieto director Ernesto Monsalve, llega este fin de semana al Auditorio Ciudad de León, el sábado a partir de las 19 horas, y al Auditorio Miguel Delibes de Valladolid, el domingo a idéntica hora, para interpretar en sendos escenarios, junto a la Compañía Clásicos de la Lírica, la zarzuela «El Barbero de Sevilla». Toda una oportunidad que no se debe perder.

Al frente de todo el tinglado se encuentra Ernesto Monsalve, que en declaraciones a LA RAZÓN, indica que «hay muchas ganas de encontrarse con el público, siempre con la máxima seguridad», y más con el éxito rotundo cosechado el pasado fin de semana en el Teatro Ortega de Palencia con esta misma obra.

«Se trata de una zarzuela a caballo entre dos mundos y que intercala momentos de ópera y se hará, por la situación actual, de manera semidramatizada», pero sin perder el valor de un clásico que cumple 120 años de vida y que precisamente la trama se desarrolla en Valladolid y Burgos, y con la música, amoríos y distintos enredos que harán las delicias de todo aquel que acuda a disfrutar de este espectáculo.

Una situación un tanto complicada la que está viviendo la JOSVa, aunque Monsalve destaca que desde se iniciara la pandemia aunque la actividad se detuvo por unos meses de manera física, pudieron sacara adelante interesantes iniciativas como las píldoras aislamiento o la recuperación de conciertos que han ido publicando en el canal de Youtube.

Aunque la preocupación del director y compositor va más allá al lamentar que este periodo de «parón» ha congelado las distintas actividades de los jóvenes componentes de la orquesta y que en algunos casos les ha privado de desarrollar interesantes proyectos y vivir experiencias vitales para su currículo.

Ensayo de la Josva
Ensayo de la Josva FOTO: Josva

El guión y la partitura completa de la conocida zarzuela se fusiona con los momentos más populares de la ópera italiana, al que dará vida un elenco excepcional formado por Margarita Marbán, Teresa Castal, Marta Moreno, Marco Moncloa, Jesús Lumbreras, Miguel Vigil, Pedro Javier, Rodrigo Contreras y Christian Contreras. Todos bajo la dirección escénica de Luis Roquero y la dirección musical de Ernesto Monsalve.

Argumento

El simpático argumento de la obra, de la que en 2021 se celebran 120 años, se desarrolla en Valladolid y Burgos y lo firman Guillermo Perrín y Miguel de Palacios. En él, Elena, una joven aspirante a cantante de ópera, se ha topado con una valla que le impide iniciar su carrera en el mundo de la ópera: su padre. El buen señor, Don Nicolás –barbero de profesión–, odia el teatro y en concreto la lírica.

Cartel de la obra
Cartel de la obra FOTO: JOSVa

En el polo opuesto está Doña Casimira, su mujer, proclive a que su hija triunfe en en el mundo de la ópera. Para enredarlo más también existe el novio de Elena, Ricardo Martín, que es barítono de ópera, pero un barítono camuflado bajo la máscara de ingeniero agrónomo, para no exasperar a Don Nicolás. Lo que sucede es que si lo del teatro en abstracto y el que su hija se engolfe en él para Don Nicolás es un “vade retro satanás”, no lo es cuando ese teatro se personifica en las curvas de La Roldán, soprano de ópera con aires de diva, con la que don Nicolás derrocha su exiguo capital. Por lo tanto, barbero con soprano por una parte, madre-hija, novio y profesor de canto por otra serán los dos contendientes en un campo de batalla donde todos, por azar, coinciden : un teatro de Burgos, donde se representa El Barbero de Sevilla de Rossini. El enredo está servido y no conviene contar más.