Visitas guiadas y numerosas actividades en Ávila para celebrar 36 años como Ciudad Patrimonio

La ciudad amurallada afronta un “Puente” con grandes expectativas

Reapertura de la muralla de Ávila
Reapertura de la muralla de Ávila FOTO: Ricardo Munoz Martin (Spain) www.rmestudios.com

Ávila celebra inscripción en la Lista de Patrimonio Mundial por la UNESCO hace 36 años, el 6 de diciembre, con visitas guiadas y con un espectáculo de videomapping titulado “Ilumina Ávila”, en pleno centro de la capital.

Así, el Consistorio de la capital abulense ha puesto en marcha unas visitas guiadas que se desarrollarán del 5 al 8 de diciembre y que recorrerán algunos de los elementos patrimoniales más destacados de la capital abulense.

La visita “Ávila, Patrimonio de la Humanidad”, se iniciará a las 12.00 del mediodía en el Centro de Recepción de Visitantes (CRV), recorriendo lugares tan emblemáticos como la basílica de San Vicente; la plaza de Santa Teresa; la catedral; el paseo de El Rastro; el convento-casa natal de La Santa y la plaza del Mercado Chico.

El precio de la visita es de 6 euros -4 en el caso de ser reducida-, mientras que para los menores de 12 años será gratuita.

Por su parte, el espectáculo de videomapping “Ilumina Ávila”, se desarrollará en la plaza del Mercado Grande, teniendo como telón de fondo la iglesia románica de San Pedro, cuya fachada y su rosetón servirán poder ver la construcción del edificio, incluido en la Lista de Patrimonio Mundial, junto a elementos navideños.

El espectáculo tendrá lugar del 6 al 8 de diciembre, con cinco pases diarios: 18.45; 19.15; 19.45; 21.00 y 21.30 horas.

El 6 de diciembre de 1985, la ciudad vieja de Ávila y varias de sus iglesias extramuros fueron inscritas en la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, “en reconocimiento por un conjunto de valores universales excepcionales que deben ser conservados y transmitidos como un legado para las generaciones venideras”.

Dicha declaración se amplió en 2007 a las iglesias de San Nicolás, Santa María de la Cabeza y San Martín, así como a los conventos de La Encarnación y San José y al Real Monasterio de Santo Tomás, más alejados del casco histórico