Castilla y León cuenta con 1.495 sanitarios en baja por Covid-19

El colectivo más afectado es el de Enfermería

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, analiza la situación epidemiológica
El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, analiza la situación epidemiológica FOTO: mir_ical Agencia ICAL

Un total de 1.495 sanitarios de Castilla y León está de baja por Covid-19, ya sea por estar contagiado o aislado, lo que impide que puedan desarrollar su trabajo en los centros de salud y los hospitales de la Comunidad. Un dato que es muy superior al registrado la semana pasada, cuando era el millar y que la Consejería de Sanidad ha tratado de compensar, en parte, con la contratación de 1.832 profesionales.

La categoría profesional más afectada por la alta contagiosidad de la variante Ómicron en la sexta ola de la pandemia es Enfermería, que acumula 501 incapacidades temporales, seguida de los médicos (269), auxiliares de Enfermería (256), celadores (77) y otro personal sanitario (16).

En cuanto al reparto de los contratos por incapacidad temporal asociada al coronavirus, son 568 auxiliares de Enfermería, 466 enfermeros, 247 celadores, 93 médicos, 163 otro personal sanitario y 295 profesionales no sanitario. Los 1.832 nuevos contratados se suman a los 1.581 refuerzos COVID.

El consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, aseguró que, por desgracia, la Junta no tiene capacidad de contratación por que no hay personal disponible en la bolsa, sobre todo de médicos y enfermeros. “El esfuerzo que se realiza es muy importante pero hay categorías profesionales en que es imposible cubrir todas las bajas por que no lo encontramos, lo que obliga a reorganizar la asistencia como primera medida, antes de suprimir descansos y vacaciones al personal”, subrayó.

Técnicos sanitarios

Por otra parte, Alejandro Vázquez reconoció, ante las críticas del sector sanitario, que que el personal que realiza los test masivos de antígenos en las 12 unidades móviles repartidos en todas las provincias de la Comunidad es técnico sanitario, “relacionado con el mundo de la Sanidad”, porque no hay enfermeros, que son profesionales de “enorme cualificación” e “indispensables” en los centros de salud, hospitales y UCIs.

En todo caso, apuntó que la Junta está abierta a que las empresas que gestionan las unidades móviles contraten a personal de Enfermería, si hay personal interesada en realizar estos test, tal y como se lo trasladaron ayer a los responsables de las tres compañías concesionarias.

Equipos “perfectamente” entrenados

Preguntado por el funcionamiento de las unidades móviles para la realización de test de antígenos por diferentes localidades de la Comunidad, Vázquez valoró la labor de estos equipos que están “perfectamente” entrenados, tras comprobar las largas colas de personas que acudieron a los llamamientos para someterse a una prueba. “El coste-beneficio de la decisión adoptada por la Junta es importante, al comprobar que ha disminuido el número de pacientes con síntomas de COVID que acuden a los centros de salud y las Urgencias de los hospitales para hacerse un test”, precisó.

Además, quiso dejar claro que los llamamientos de las convocatorias para estos cribados masivos son para personas con síntomas COVID, aunque reconoció que es posible que acudan otros ciudadanos asintomáticos.

En cuanto a las largas colas que se registraron en algunas localidades de la Comunidad, con personas que tuvieron que aguardar en la calle más de dos horas para someterse a una prueba, el consejero reconoció que le gustaría que no existieran pero demuestran que la demanda de este tipo de test es muy importante por la alta transmisibilidad del virus.

En este sentido, añadió que la Junta trabaja para mejorar la accesibilidad a esas pruebas de detección, por lo que no descartó que se habilite algún local disponible, ya sean propiedad de las gerencias provinciales de Sacyl o de los propios ayuntamientos. “Nuestro objetivo es prestar el servicio de la mejor manera posible, por lo que queremos tomar las medidas correctoras en los próximos días”, declaró.

Positividad del 29,7%

Asimismo, informó de que las 12 unidades móviles dispuestas por la Consejería de Sanidad y repartidas por todas las provincias realizaron ayer, el primer día de funcionamiento, un total de 6.830 pruebas de test de antígenos contra la Covid-19. De este número, 2.035 fueron positivas por lo que el índice de positividad fue del 29,7 por ciento.

Alejandro Vázquez, aseguró que este nuevo sistema móvil de cribado cumple con el objetivo marcado de evitar que las personas con síntomas acudieran a someterse a un test en su centro de salud y las Urgencias de un hospital.

En este sentido, señaló que esta misma mañana algún gerente provincial de Salud le ha comunicado que se había notado una menor afluencia de pacientes con COVID a los servicios de Urgencias para realizar la prueba.

Sin nuevas medidas

Ante esta situación el responsable regional de la cartera de Sanidad indicó que La Junta de Castilla y León no prevé tomar nuevas medidas de restricción para evitar la escalada de contagios por COVID-19 que se está produciendo en las últimas semanas en la Comunidad y que ya se traduce en una ocupación en las UCI del 32 por ciento, y espera que el pico de la incidencia de esta sexta ola llegue “en las próximas semanas”.

Asimismo, explicó que desde el Ejecutivo autonómico se seguirá insistiendo en la vacunación y en la realización de test para evitar la propagación de la transmisión comunitaria provocada por la variante Ómicron.

Una variante que, según Vázquez, tiene una “alta transmisibilidad” pero también una “menor morbilidad” que otras variantes, condicionada asimismo por el “altísimo grado de vacunación”. Por ello, y debido a que comunidades con “niveles de restricción importantes” tienen “velocidades de contagio mayores” a las registradas en Castilla y León, Vázquez llamó a ser “muy reflexivo” y comunicó que la Junta, por el momento, no va a tomar nuevas medidas.

“Quiero esperar a ver qué sucede con la evolución de los contagios en Castilla y León”, continuó esgrimiendo el consejero de Sanidad, criticando que se esté asumiendo “que en otras comunidades con medidas más restrictivas van a bajar”. “Vamos a verlo”, apuntó, matizando no obstante que “este Gobierno no es dogmático” y que no dejarán de “tomar una medida que tengamos que tomar”. “Pero tienen que ser eficaces”, declaró.

Vacunas de niños

El Gobierno regional prevé completar la administración de la primera dosis de la vacunación contra el COVID de los menores de 12 años con la llegada de las remesas de los días 10 y 17 de enero. No en vano, estos nuevos viales se sumarán a las 55.000 vacunas pediátricas recibidas a mitad de diciembre y las 30.000 del pasado 3 de enero.

El consejero calificó de “buena” la respuesta a la vacunación contra el COVID entre los menores de doce años, después de que el 35,8 por ciento ya cuente con la primera dosis.

En cuanto a la vacunación general, reiteró que es una actuación “prioritaria” para la Junta. Detalló que ya se han administrado más de 4,8 millones de dosis, lo que permite que más de dos millones de personas tengan la pauta completa. El consejero precisó que, desde el inicio del año, se trabaja en la vacunación de la tercera dosis para los ciudadanos en las franjas de edad entre 40 y 89 años.

Valoró las “muy altas” tasas de vacunación en la Comunidad, ya que el 97 por ciento de los mayores de 90 años ya cuenta con la tercera dosis; el 91 por ciento entre 80 y 89 años; el 92,4 por ciento entre 70 y 79 años y el 83,4 por ciento entre las personas entre 60 y 69 años, que se tendrá que ir aumentando.

El consejero también calificó de “buena” la respuesta a la vacunación contra el COVID entre los menores de doce años, después de que el 35,8 por ciento ya cuenta con la primera dosis, gracias a la llegada de las últimas remesas el pasado 3 de enero, con 30.000 viales. Eso sí, reconoció que aún no llega a los cerca de 138.000 niños entre seis y doce años.

Ingresados en UCI

Alejandro Vázquez, por último, aseguró que los complejos hospitalarios de Castilla y León cuentan en la actualidad con 590 ingresados por coronavirus en planta y otros 126 en unidades de críticos (UCI), que es la misma cifra que este martes 4 de enero y menor que el pasado lunes. El 80 por ciento de los pacientes ingresados en UCI menores de 50 años no está vacunado.

A la vista de estos datos, señaló que esto pone de manifiesto la importancia de la vacunación contra la Covid-19, por lo que hizo un llamamiento a la responsabilidad de las personas que aún no se han inmunizado. “Afortunadamente, en nuestra Comunidad, no son muchas pero es necesario que toda la población se vacune contra el coronavirus”, sentenció.

El consejero subrayó que, de momento, no se ha suspendido ninguna actividad programada habitual como consultas externas e intervenciones quirúrgicas en los hospitales. “La actividad está siendo normal para este periodo del año, en que la plantilla de sanitarios disfruta de días libres”, precisó.

Además, confirmó que se ha llevado a cabo una reorganización de las plantillas en los hospitales para “optimizar” la plantilla en las áreas más necesarias con el objetivo de garantizar la asistencia sanitaria. En todo caso, quiso dejar claro que no se ha producido el cierre de ningún servicio ni planta. También, mencionó que ha sido necesaria aumentar alguna jornada laboral aunque el subrayó que el “espíritu” es tratar de respetar los descansos y las vacaciones del personal por que, reiteró, que lleva dos años soportando una importante carga asistencial.