Las altas temperaturas y la escasez de lluvias vuelven a adelantar la plaga de procesionaria

Advierten de que un mínimo contacto puede generar dermatitis y lesiones oculares

Plaga de la procesionaria
Plaga de la procesionaria FOTO: La razón (nombre del dueño)

Llega la época de que un tranquilo paseo por el pinar se pueda convertir en peligroso. Y es que un año más, la plaga de la procesionaria se ha adelantado como consecuencia de las altas temperaturas y la escasez de lluvias.

Así lo advierte la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (Anecpla), y añade que otra de las consecuencias de este problema es el progresivo aumento de las restricciones a nivel legal en el uso de productos biocidas que se venían empleando para su gestión y que en la actualidad han quedado reducidos a un único tratamiento posible: la endoterapia.

¿Qué es la procesionaria?

La procesionaria del pino es la plaga más importante de los pinares mediterráneos. Debe su nombre de «Procesionaria» a que se desplaza en grupo de forma alineada, a modo de procesión.

Desde Anecpla también se advierte de que un mínimo contacto con esta especie puede generar desde dermatitis a lesiones oculares, pasando por urticarias y reacciones alérgicas.

Ni siquiera es necesario el contacto directo con las orugas, ya que cuandose sienten amenazadas lanzan sus pelos al aire, lo que genera irritaciones y alergias, especialmente si éstos alcanzan, los ojos.

A partir de mayo empiezan a volar de nuevo ejemplares de «Thaumetopoea pityocampa», una mariposa nocturna que todos conocemos, en su fase de oruga, como «procesionaria del pino». Hacen sus nidos en los árboles y se alimentan de sus agujas y brotes. Cuando su número es excesivo se convierten en una plaga. A su paso, dejan un panorama desolador de pinos esqueléticos y enfermos.

Orugas de procesionaria
Orugas de procesionaria FOTO: DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA DEPUTACIÓN DE PONTEVEDRA

Lo normal es que se de en primavera, pero el cambio climático, está provocando que la llegada de la plaga se adelante.

Daños

  • Al comienzo del desarrollo larvario, las orugas sólo se alimentan de las partes tiernas, apareciendo los pinos salpicados de acículas semi-secas de color amarillento, con finos excrementos en una maraña de hilos de seda en la base de la acícula.
  • Con el desarrollo de las larvas los daños se van haciendo más intensos, de forma que las acículas se secan completamente y caen.
  • Cuando la procesionaria está ya instalada, las fases del ataque son las siguientes:- Durante el primer o los dos primeros años la infestación sólo afecta a árboles aislados o a los márgenes de la masa.- Posteriormente estos árboles  quedan parcialmente defoliados y empiezan a aparecer bolsones salpicados en el interior del pinar.- Tras una o dos generaciones aumentan las defoliaciones y el número de bolsones en el interior y de ahí en adelante, si las condiciones climáticas son favorables la masa puede quedar totalmente defoliada durante dos o tres años. Aunque el árbol no llega a morir.

El mayor peligro que origina procesionaria del pino es el ocasionado en las zonas recreativas, parques y jardines, no sólo por el efecto estético que produce, sino por las peligrosas urticaciones que puede causar a las personas y animales domésticos, debiendo evitarse el contacto con las orugas, así como por zonas muy afectadas.

Técnicas para combatir la procesionaria:

  • Eliminar los bolsones cortándolos uno a uno, excepto los que estén en las guías terminales, ya que pueden dañarse éstas y sería peor. Antes de cortarlos regarlos bien para disminuir las urticarias.
  • Romper las bolsas con un palo (al ser muy urticantes, hay que tener mucho cuidado). Esto hay que hacerlo los días más frescos y al atardecer, de esta manera si alguna se ha escapado no le dará tiempo a rehacer el bolsón y morirá de frio durante la noche.
  • Eliminar las orugas cuando bajen del árbol. Se puede colocar un plástico duro pegado al perímetro del tronco a modo de embudo y se llena de agua, de este modo cuando las orugas bajen del árbol en procesión para enterrarse en el suelo se ahogarán.
Un empleado participa en la campaña de retirada de bolsas de procesionaria.
Un empleado participa en la campaña de retirada de bolsas de procesionaria. FOTO: CONSELL DE FORMENTERA CONSELL DE FORMENTERA
  • Buscar las zonas de anidación de las orugas. Cuando están enterradas en el jardín, se suele observar un montículo de arena removida y sobre elevado del terreno de unos 15-25 cm. de diámetro aproximado. Desenterrar y matar a las orugas.
  • Trampas de feromonas. Se trata de capturar machos mediante la utilización de feromonas sintetizadas de la hembra, el macho queda atrapado impidiendo que fecunde a la hembra por lo que se altera el ciclo de reproducción.
  • En zonas amplias de pinos podemos introducir depredadores naturales, siempre que no supongan, un peligro para otras especies.
  • Otros métodos para combatir la procesionaria es con la aplicación de tratamientos químicos mediante maquinaria especializada de fumigación, y también otros tratamientos mediante insecticida ecológico (uso de Bacillus thuringiensis). Estos tratamientos sólo pueden acometerse durante el inicio del otoño, fecha en la que  el insecto se encuentra en una fase en la que puede ser atacado con insecticidas.

Recomendaciones

Se recomienda evitar el contacto con las orugas de cualquier forma, pues la irritación es producida por el pelo urticante y un mínimo contacto con ellas hace que el pelo flote en el aire se disperse y pueda rozarnos. Para ello es aconsejable acotar la zona y ponerse en contacto con el Servicio de Emergencias 1-1-2.

CAP 293. CUIDADO CON LA ORUGA PROCESIONARIA DEL PINO. Urgencias veterinarias.

Desde el teléfono de emergencia se comunicará la incidencia al departamento correspondiente: Si se trata de un bolsón larvario será el servicio de Parques y Jardines y si las orugas están bajando del árbol a la tierra o procesionando en fila a pie de tierra, será el Centro Municipal Zoosanitario el que actúe.