Una de cada cinco denuncias por delitos en Barcelona es de turistas

Se focalizan sobre todo en los distritos de Ciutat Vella y Eixample

Una imagen habitual de las Ramblas en verano
Una imagen habitual de las Ramblas en verano

El balance delictivo en Barcelona ya se cerró hace semanas, con un balance bastante desigual. Más que nada, porque 2019 se dividió en dos partes bastante diferenciadas, separada por la mitad.

El motivo es que durante el mes de julio se comenzó a aplicar el denominado Plan Estratégico Barcelona Ciudad Segura, Se trató de implantar más patrullas de Mossos d’Esquadra en la ciudad, potenciar la Policía de proximidad, sobre todo en los distritos más conflictivos, como Ciutat Vella y Eixample, y, en menor medida, Sants–Montjuïc y Sant Martí. El balance final fue de un crecimiento del 2,9 por ciento de los delitos, aunque en los últimos cinco meses bajaron un 3,5 por ciento.

No obstante, el balance de delitos de Interior aportó otro dato, muy en la línea de los últimos años. Se trata de los ataques y delitos cometidos contra los turistas. Representan el 22 por ciento de las víctimas en total, de las que denunciaron un hecho delictivo durante 2019 en Barcelona.

Evidentemente, ello se debe, en gran parte, a lo citado, que los dos distritos con más delitos son precisamente los más turísticos, Ciutat Vella y Eixample.

El pasado año, 2019, definitivamente no fue el mejor para Barcelona en lo que se refiere a seguridad ciudadana. El momento más negro llegó en verano, con una importante sensación de inseguridad, debido a numerosos homicidios y apuñalamientos casi seguidos, aunque seguramente se trató más de una percepción que de los datos reales.

Debido a ello, Interior implantó el denominado Plan Estratégico Barcelona Ciudad Segura, y se hizo balance del departamento junto a cargos de los Mossos.

Se implantó en verano, tras los citados incidentes, y básicamente consistió en aumentar el patrullaje de Mossos en la ciudad, y promociones de más de 400 efectivos.

El balance es desigual, más que nada si se comparan los datos de las dos mitades del año. El cómputo global es negativo. El comisario jefe de los Mossos, Eduard Sallent, confirmó que en todo 2019 los delitos en la capital catalana crecieron un 2,9 por ciento, incluyendo todo tipo de actos delictivos. Una vez más, despuntaron los robos, con y sin violencia.

No obstante, Sallent quiso destacar que antes de la puesta en marcha del citado plan, el aumento de los delitos, siempre en comparación con 2018, era del 7,7 por ciento, mientras que en la segunda mitad del año bajaron un 3,5 por ciento.

Del total de delitos, que fueron 229.258, un 60 por ciento fueron hurtos, por un 10 por ciento de robos con violencia e intimidación. Los distritos más vulnerables fueron los citados Ciutat Vella y Eixample, que acumularon más de la mitad de las denuncias.

Sallent, junto al conseller de Interior, Miquel Buch, y el director general de los Mossos, Pere Ferrer, recordaron que, además del aumento de patrullas y agentes, se reformó la ordenanza de civismo municipal y la Ley de Videovigilancia.

En el balance total de delitos, señalaron que antes de implementarse el citado plan estratégico, aumentaron un 7,7 por ciento, mientras que tras la implantación bajaron un 3,5 por ciento. La tipología de los actos es diferente. De esta manera, en el caso de los hurtos se produjo una reducción del 1,2 por ciento , mientras que en los robos con violencia hubo un incremento del 19 por ciento respecto a 2018. Pese a estos datos, desde Interior se habló de «contención» en este aumento, basándose en datos de 2017 y 2018.