Nissan ofrece la continuidad de “actividades no productivas” al comité de empresa en la primera reunión

El negociador designado por la empresa, sin embargo, no acude al primer encuentro con los trabajadores

La dirección de Nissan Motor Ibérica ha ofrecido la “posible continuidad” de actividades no relacionadas con la producción de vehículos en Barcelona como el Centro Técnico Europeo (NTCE) y el departamento de Compras, que emplean a unas 400 personas, en la primera reunión para negociar el cierre de las fábricas catalanas, según indicó la multinacional japonesa en un comunicado. El directivo que pilotará el proceso, Frank Torres, sin embargo, no ha asistido al encuentro, que ha durado unas dos horas. A la salida, de hecho, los trabajadores lamentaron que sólo haya participado el equipo de recursos humanos, un notario y seis abogados del despacho Garrigues.

En este contexto, los sindicatos consideran que Nissan aún no ha entregado toda la documentación requerida por el comité europeo y, valiéndose de ese argumento, se han negado a firmar el acta de constitución del arranque del período de consultas. “Solo vamos a hablar de futuro, no de dinero”, han asegurado los sindicatos, quienes han detallado que Nissan quiere rematar la negociación en cuatro sesiones más, la siguiente el 6 de julio.

"Nissan nos está mintiendo", afirmó Miguel Ruiz, portavoz de USOC en el comité de empresa. "No estamos hablando de un cierre menor, no aceptaremos el chantaje legal que nos quiere imponer el gabinete Garrigues", añadió. "Decimos de manera imperiosa y clara que las administraciones apoyen a los trabajadores. Es lo que tienen que hacer, por eso les pagamos y una empresa que se ha beneficiado de las arcas públicas y ha utilizado un ERTE de fuerza mayor no se le puede dejar marchar por la puerta trasera. "

Rechazan, además, el supuesto gesto de Nissan, ya que argumentan que se daba por sentado que quedarían fuera de los despidos esos dos colectivos, al no estar directamente relacionados con la fabricación de vehículos.