Torra planta a Pedro Sánchez y no asistirá a la Conferencia de Presidentes

No comparte que se "implique" a la Casa Real en el encuentro ni quiere contribuir a "blanquear" su imagen

Quim Torra plantará finalmente mañana a Pedro Sánchez en la Conferencia de Presidentes, que se celebra en San Millán de la Cogolla (La Rioja). La presencia del Rey Felipe VI ha dado el principal argumento al presidente de la Generalitat para rechazar su participación pese a que, inicialmente, estaba prevista. “De entrada, no compartimos que se use una cuestión tan importante y grave como la crisis sanitaria y económica provocada por el coronavirus para implicar a la Casa Real”, afirma en una carta remitida al presidente del Gobierno esta mañana.

“Los demócratas debemos exigir que se investigue la Monarquía por las informaciones publicadas y se depuren responsabilidades”, reclama. “No nos corresponde contribuir a limpiar su imagen organizando actos vinculados a una gran crisis que ha afectado a tantísima gente en nuestro país”, agrega, y recuerda que el Parlament aprobó recientemente una resolución que exigía la abdicación del Rey Felipe VI. Asimismo, hace poco más de una semana, el president también anunció una denuncia contra el Rey Emérito Juan Carlos I.

La presencia del Rey, que será el encargado de la apertura de la Conferencia de Presidentes, se ha convertido, por tanto, en la principal coartada para que el president no acuda a un encuentro entre mandatarios autonómicos en el que está previsto que se aborden los rebrotes y los fondos europeos. “Si bien la materia de la reunión, como bien saben, es de mi interés, la forma que le han querido dar y la situación actual de la pandemia en Cataluña me desaconsejan estar”, precisa.

En este sentido, además del Rey, Torra critica que no se haya atendido su petición de abordar el contenido de la reunión de forma previa para evitar que se dieran situaciones como durante los encuentros semanales de cada domingo durante el estado de alarma, en los que los presidentes autonómicos lamentaban que ya estaba todo decidido de antemano y no tenían margen para cambiar las cosas. “Eran unas reuniones bien poco útiles porque se nos anunciaba una serie de decisiones ya tomadas y anunciadas públicamente el día antes”, expone el president.

En este punto, y tras dejar claro que su participación en esos encuentros se debía a la “urgencia y emergencia” de la situación, reclama, de nuevo, una relación bilateral entre la Generalitat y el Gobierno. De hecho, de haber participado en esta Conferencia de Presidentes, Torra habría roto con la línea de los sucesivos gobiernos independentistas, que, desde que estallara el “procés” en 2012, no han participado en este tipo de foros multilaterales con el resto de presidentes autonómicos.

Por ello, emplaza a Sánchez a mantener una reunión telemática de “presidente a presidente” la semana que viene, donde aspira a abordar las demandas de la Generalitat al Estado. Entre ellas, 30.000 de los 140.000 millones de euros de los fondos europeos.