Torra anuncia medidas contra el virus para blindar el inicio de curso escolar

Habla de pedir "un esfuerzo más" en las "próximas horas dentro de la "operación septiembre" con el objetivo de asegurar la vuelta al trabajo y a las escuelas. Mañana tiene prevista una rueda de prensa junto a los responsables de salud

Quim Torra en una reunión con responsables de los hospitales de la región.
Quim Torra en una reunión con responsables de los hospitales de la región.Jordi BedmarDGCG

El gobierno de la Generalitat tiene entre ceja y ceja un objetivo para este fin de vacaciones: blindar la operación retorno, la vuelta al trabajo y, especialmente, la apertura de las escuelas el próximo 14 de septiembre. Sin embargo, los nuevos casos de cornavirus se mantienen por encima del millar a diario y el índice de contagios sigue al alza, dos datos preocupantes a las puertas del otoño. Por ello, Torra ultima un plan de medidas que hoy podría desgranar en una rueda de prensa que hay convocada junto a la titular de sanidad y el responsable de salud pública en el Palau de la Generalitat tras la reunión de seguimiento habitual del Covid-19. «No podemos permitirnos no abrir escuelas o no volver al trabajo», ha asegurado.

Como avance, el president ha anunciado desde Prada de Conflent (Francia) medidas “en las próximas horas” dentro de la «operación septiembre» -en sus palabras- aunque no ha concretado y sólo ha hablado de que pedirá «un esfuerzo más a los ciudadanos». «Conseguimos estabilizar una situación que en Cataluña se presentaba muy complicada, pero no podemos seguir con esta situación», radiografió sobre los rebrotes de mediados de julio. «Ahora tenemos que bajar la curva para lo que será la vuelta al trabajo y la apertura de las escuelas», advirtió. De hecho, sólo se ha referido a un «esfuerzo permanente más» y ha hablado de «revolución de la solidaridad y del compromiso» sin explicar si ultima restricciones y/o recomendaciones ni cuáles dentro de de la «operación septiembre».

El Govern se apoya, eso sí, en las cifras de los últimos días: mientras el pasado lunes, 17 de agosto, la cifra de nuevos contagios superaba los 1.200 (1.204), los días 18 y 19 descendió hasta los 557 y 817, pero los días 20, 21, 22 y 23 ha superado siempre los mil y la cifra conocida este domingo es de 1.168.

Además, el índice EPG, que mide el riesgo de rebote y considera la franja de riesgo por encima de cien, está en rojo desde el 13 de julio y estos meses de verano tuvo su punto más alto el 23 de agosto -hace justo un mes- cuando alcanzó un 202,83. Los datos facilitados este domingo por la Generalitat sitúan este índice en 169,14 (6,06 puntos más que el sábado), y mantiene una leve tendencia al alza desde hace varios días.

Vienen días decisivos, en los que tendremos que volver a pedir a los ciudadanos de Cataluña un esfuerzo más, un esfuerzo permanente más, una revolución de la solidaridad y compromiso cívico para poder aplanar la curva», ha reiterado el president.

Por el momento, la Generalitat ha puesto en marcha pruebas masivas en varios putos de la geografía catalana para detectar el máximo número de contagios posibles –especialmente de asintomáticos– y poder cortar las cadenas de transmisión para evitar rebrotes como los de Lleida o L’Hospitalet. También ha aplicado cierres quirúrgicos – se han prohibido las reuniones de más de 10 personas y se reduce el aforo en bares y restaurantes, celebraciones religiosas y en el ámbito cultural y deportivo– que tiene previsto seguir aprobando si las cifras así lo requieren.

Para la vuelta al colegio, la Generalitat también sigue dando vueltas a su plan y se plantea que la mascarilla sea obligatoria para moverse por el centro, además de programar entradas escalonadas con el fin de evitar aglomeraciones. Eso sí, lo que está claro es que el Ejecutivo quiere que las escuelas abran «de forma totalmente presencial» en tres semanas.