Torra avisa a Sánchez que la mesa “no tiene sentido” si no se aborda la amnistía y la autodeterminación

La portavoz Meritxell Budó (JxCat) cierra filas con el president y responde a ERC que solo él decidirá sobre su posible inhabilitación

Un día después de haber retomado el contacto entre Pedro Sánchez y Quim Torra para hablar sobre la mesa de diálogo -paralizada por la pandemia y por las reticencias de ambos ejecutivos-, el Govern de la Generalitat manda un aviso a la Moncloa y asegura que el foro “no tiene ningún sentido” si no se aborda el “conflicto político” que a su juicio pasa “sí o sí” por la amnistía para los condenados del “procés” y la autodeterminación.

Así se ha expresado la portavoz del gabinete catalán, Meritxell Budó, en rueda de prensa al ser preguntada por la llamada de ayer entre presidentes y el propósito acordado de negociar un orden del día y una fecha para el cónclave, que se celebrará en Barcelona y sin la presencia de Sánchez ni Torra. Budó, no obstante, ha evitado el portazo si no se incluyen estos dos aspectos y ha pedido dejar trabajar a los equipos de ambos ejecutivos.

Eso sí, la parte catalana empieza esta reanudación de los contactos con una exigencia al Gobiern o de Pedro Sánchez: que no “vete” la autodeterminación y la “amnistía de presos y exiliados”. La consejera ha remarcado en este sentido que el Govern “no vetará ningún tema que proponga el Gobierno” en el orden del día y ha pedido que no ocurra lo mismo ya que sino “no tendría sentido”. “Consideramos que en esta mesa de negociación se tiene que abordar la raíz del conflicto político”.

Sin embargo, la portavoz de la Generalitat ha aparcado de alguna forma la exigencia que formuló Torra hace semanas de que no acudiría al foro si no salía una fecha y una pregunta para el referéndum. Hoy, la portavoz Budó ha reconocido que “será una negociación larga y no se resolverá en una sola reunión”.

Otro de los grandes temas de la rueda de prensa de hoy posterior a la reunión semanal del Govern -la primera con los nuevos consejeros tras la purga de Torra- ha sido la posible inhabilitación del president tras la vista en el Supremo del día 17 y el escenario electoral que se abre ahora en Cataluña. Después de que la CUP haya puesto sobre la mesa la “vía Venturós” y ERC reclame pactar una respuesta consensuada, la portavoz ha cerrado filas con Torra y ha repetido en varias ocasiones que le pertoca a él decidir qué hará. “Le afecta personalmente e institucionalmente”, ha insistido ante las preguntas de los periodistas dejando abiertos “todos los escenarios”.