Los colegios estrenan protocolos: los alumnos de secundaria se tomarán ellos mismos las muestras para la PCR

Las escuelas marcan el camino: los alumnos confinados bajan un 19% en tres días tras el pico de clases en cuarentena registrado el viernes

El 33% de los grupos confinados pertenecen a infantil y primaria, y el 35% a secundariaCristina Bejarano La Razón

Las escuelas son un reflejo de la evolución de la epidemia en una comunidad. Y aunque los protocolos funcionan -la mascarilla, los grupos burbuja, la ventilación de las aulas y el lavado de manos-, los colegios también han registrado más casos de COVID-19 en la última semana. La buena noticia es que tras alcanzar el pico de alumnos en cuarentena entre el viernes y el sábado, el número de grupos confinados ha caído un 19%. En estos momentos, hay 2.818 grupos confinados de un total de 72.000 en todo Cataluña, lo que representa un 3,9% del total. Un 33% son de infantil y primaria, y un 35% de secundaria El viernes, cuando se llegó a los niveles más altos de incidencia en las escuelas desde el inicio del curso, los grupos confinados llegaron a ser el 5%. Pero si se mira el vaso medio lleno esto quiere decir que el 95% de los alumnos seguía yendo a clase.

La secretaria general de Educación, Núria Cuenca, ha dado hoy por hecho que la incidencia del virus en los colegios ha entrado en fase de mitigación. En los últimos 10 días, han dado positivo 5.918 alumnos, un 0,41%. Y ahora hay 68.982 personas confinadas relacionadas con las escuelas, el 4,5% de los alumnos y un 1,94% de los profesores. Las escuelas están haciendo bien su trabajo, al menos el 80% de los alumnos que da positivo no contagia a ningún compañero. “Los contagios nos vienen de fuera”, ha subrayado Cuenca. Una muestra de la baja influencia que el virus tiene en los niños es que el número de pruebas PCR que da positivo dentro de los colegios es la mitad que fuera: un 6% versus un 12%.

Pero los centros educativos no se escapan de los daños colaterales que provoca que el virus se haya ido de madre en otros ámbitos. De las 500.000 pruebas PCR que Educación dijo que haría este primer trimestre para detectar asintomáticos y conocer con más detalle cómo se comporta el virus en el ámbito escolar, se han hecho 330.000. En la fase de mitigación, se priorizan las medidas para reducir la velocidad con la que las personas infectadas entran en contacto con personas sanas y se introducirán cambios en los cribajes y el control de los contactos. Se mantendrá el cribaje en los grupos de convivencia cuando se detecte un positivo. En infantil y primaria, todo seguirá igual. Pero a partir de la ESO, los alumnos se tomarán ellos mismos las muestras. De esta manera se liberan profesionales de la atención primaria para que puedan atender otros ámbitos como las residencias. Los casos en las residencias se han triplicado en sólo dos meses y los mayores de 65 años se encuentran en riesgo extremo, la incidencia acumulada en los últimos 14 días supera los 500 casos por cada 100.000 habitantes, cuando para ir bien no debería pasar de los 150 casos por cada 100.000.

Los profesores explicarán a los alumnos cómo tomarse la muestra

Los cribajes en los colegios se organizarán igual que hasta ahora: cuando se detecte un positivo, se comunicará al centro y el centro informará a las familias para que los alumnos se confinen los siguientes diez días. También se agendará un día para hacer las pruebas PCR con frotis nasal, que es un procedimiento menos invasivo. Estas pruebas se hacen en la misma escuela, en la mayoría de los casos, o en un espacio adjunto. Pero ahora, si el grupo estable es de ESO, FP o Bachillerato, serán los alumnos y no un profesional los que recojan las muestras. Los profesores se están formando esta semana para enseñarles el procedimiento. Primero se lavarán las manos, luego el profesor les indicará que abran un kit, que habrá enviado Salut, para recoger las muestras. Entonces, han de coger el tubo, abrirlo, sacar el escobillón, tomar la muestra introduciéndolo unos dos centímetros dentro de la nariz y cuando la tengan, guardarlo en el tubo y etiquetarlo. Finalmente, los alumnos dejan la muestra en una caja que se lleva al laboratorio para analizar.

Los centros, además serán los encargados de informar a las familias de los contactos sobre las medidas de la cuarentena. El seguimiento de los contactos se reducirá al primer y último día de la cuarentena, pero habrá más SMS.

En caso de que los resultados no lleguen antes de diez días, como pasó la semana pasada porque el laboratorio del Hospital Vall d’Hebron estaba sobrepasado, pasado este tiempo, se da por hecha la cuarentena y los alumnos podrán volver a clase.

Nuevo protocolo para ventilar las aulas

Los colegios también estrenan nuevo protocolo para ventilar las aulas. Educación ha redactado un documento con el asesoramiento del CSIC para evitar el contagio por aerosoles. Las puertas y ventanas deberán estar abiertas. Y las ventanas han de abrirse un mínimo de 20 centímetros durante unos 10 o 15 minutos cada hora lectiva. De esta manera se aseguran que el aire se renueve.

20 millones para paliar la suspensión de las extraescolares

El daño colateral más doloroso es la suspensión de las actividades extraescolares que no se hagan en el mismo centro y respetando el grupo de convivencia. Cuenca ha avanzado que los próximos días se aprobará una partida de 20 millones de euros para entidades y empresas que organizan estas actividades. Aunque se ha demostrado que los niños menores de diez años se contagian menos y no desarrollan formas graves de Covid-19, se ha decidido sacrificar las extraescolares para proteger el resto de actividad lectiva. Cuenca alega que la movilidad que generan las extraescolares y el hecho de que los niños se mezclen con otros grupos es un riesgo.

Mitad de clases presenciales

Otra repercusión de la alta incidencia de casos es la reducción de las clases presenciales en Bachillerato y la FP. En una reunión con los directores de escuelas e institutos ayer se dieron orientaciones sobre cómo reducir la presencialidad un 50% hasta el final del trimestre. Cada centro podrá decidir cómo se organiza. El principal problema es que aún no han llegado los equipos prometidos para que los alumnos vulnerables puedan conectarse desde casa. Cuenca ha asegurado que esta semana se han repartido 187 equipos a 33 centros.