Economía

El hartazgo del empresariado catalán con la Generalitat

Fomento y Pimec organizan un multitudinario acto: “Exigimos el fin de los disturbios y políticas de recuperación”

Thumbnail

Durante muchos años, al empresariado catalán se le acusó de haber sido demasiado discreto con los estragos económicos derivados de casi una década de procés. Salvo contadas excepciones, el ruido independentista tapaba, y sigue tapando, las legítimas preocupaciones por el estado de la economía catalana. La pandemia y los disturbios en la capital catalana han colmado el vaso. El empresariado se movilizó la semana pasada para evitar que se repitiese el asalto a la Cámara de Comercio y el independentismo fue barrido en las elecciones a la patronal Pimec. Hoy, en un acto multitudinario, casi todas las organizaciones empresariales y patronales de Cataluña han dicho basta. El lema escogido no podía ser más explícito: “Centrémonos en la recuperación”.

El acto ha dado comienzo con una intervención del presidente de Pimec, Antoni Cañete, quien ha asegurado que la Generalitat ha cerrado de “forma arbitraria” algunos negocios durante muchas semanas. “Llevamos un año con cierres parciales o totales. Necesitamos ayudas sostenibles en el tiempo” para que se pueda “garantizar la viabilidad” de las empresas. El presidente de Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre, por su parte, ha señalado que en el acto están representados “más del 90 % del PIB catalán, y más de 400.000 empresas, que damos empleo a más de 2,3 millones de familias”.

Posteriormente se ha procedido a la lectura conjunta de un durísimo manifiesto para pedir un gobierno estable que ponga a la economía en el centro. Del texto se desprende que “los ciudadanos catalanes, y también los empresarios, estamos agotados. Justo cuando, con grandes esfuerzos y sacrificios en rentas y puestos de trabajo, salíamos de la grave crisis financiera que hemos sufrido durante diez años, hemos sido golpeados por la covid y por las medidas adoptadas por las distintas administraciones públicas para combatirlo.

El grueso del manifiesto va dirigido al Parlament y al futuro gobierno saliente: “Urgimos a formar el nuevo Gobierno sin dilaciones: un gobierno estable, cohesionado y activo que tenga como objetivo principal la recuperación económica. No es el momento de las disputas políticas, sino el de la cooperación, la responsabilidad y la lealtad institucional”. No en vano, mal que les pese, todo parece indicar que el futuro gobierno de la Generalitat estará formado por ERC, un JxCat echado al monte y los antisistema de la CUP. De hecho, la Cámara de Comercio de Barcelona no confirmó hasta ayer su participación, pero no se ha adherido al manifiesto por tener “connotaciones políticas”. Y añaden: “Reclamamos un Gobierno que defienda la economía productiva, el empleo y el estado del bienestar; que sitúe la recuperación económica y la cohesión social como su objetivo principal; que mantenga el orden”. Por ello, han querido dejar meridianamente claro su apoyo a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado y, en particular, a los Mossos d’Esquadra.

Las patronales, con Fomento y Pimec al frente, asociaciones de comerciantes como Comertia y Barcelona Oberta, agencias de viajes y los gremios hotelero y de la restauración, entre más de un centenar de organizaciones han participado en el acto.