Cataluña alerta de los contagiados que actúan como “artefactos” y de un nivel “insostenible” en las UCIs

El responsable de Salud Pública avisa de que se diagnosticarán menos infectados con síntomas leves que no han acudido al médico durante la Semana Santa y que pueden expandir el virus

Varias personas hacen cola en el centro de vacunación UB Raval este domingo
Varias personas hacen cola en el centro de vacunación UB Raval este domingoQuique Garcia

Cataluña afronta la vuelta de las vacaciones en un momento delicado de la pandemia, tras una Semana Santa agitada, con varias imágenes de aglomeraciones que han hecho torcer el gesto al Govern y no han gustado nada a los responsables epidemiológicos. La cuarta ola de coronavirus amenaza, Salud alerta del aumento de ingresos en las UCI y el Ejecutivo llama a la responsabilidad a la espera de decidir sobre las restricciones vigentes. Y aquí entra en juego el número de contagiados diagnosticado a lo largo de estos festivos, mucho menor que en días normales.

Una circunstancia que ha encendido todas las alarmas por dos razones: por la falta de diagnósticos que ofrecen una fotografía distorsionada de la epidemia y por los contagiados que actúan como “artefactos”. Es decir, tienen síntomas leves, no han acudido al ambulatorio durante la Semana Santa pero han podido seguir infectando.

A este aspecto de la epidemia hay que sumarle el citado incremento de ingresos hospitalarios, especialmente de pacientes críticos. «Vamos a un ritmo que no podemos sostener», ha admitido en rueda de prensa el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon. Así lo ha explicado junto a la subdirectora general de promoción de salud de la Generalitat, Carmen Cabezas. Y es que este martes se registraron un total de 445 ingresados en las UCI de centros públicos y privados de Cataluña. Argimon ha recordado en este sentido que el pasado 26 de marzo se bajó de los 400 ingresados en camas de críticos mientras que, diez días más tarde, “la tendencia se está revertiendo hacia peor”, ha lamentado el secretario de Salud Pública.

“Llevamos más de 10 días en los que las cifras de ocupación de camas de críticos no paran de subir y este ritmo no lo podremos sostener», ha reiterado Argimon sobre el número de críticos y el control de la pandemia antes de subrayar que se trata del indicador principal para tomar o no medidas restrictivas. Sin embargo, el secretario de Salud Pública no se quiso pronunciar sobre si se endurecerán de nuevo las restricciones, a la espera de las reuniones previstas en el marco del Govern en funciones a partir de hoy miércoles, con los datos que vayan apareciendo en las próximas horas y que permitan hacer una radiografía más exacta de la pandemia.

Sobre el plan de vacunación para los próximos meses, el secretario de Salud Pública de la Generalitat ha estimado que de los 87 millones de dosis previstas para el conjunto de España entre abril y septiembre, 14 millones corresponderían a Cataluña. En todo caso, pidió que en la Comisión de Salud Pública de este jueves se concrete «exactamente la cantidad de vacunas, el calendario y la cadencia».

De momento, ya se han administrado un total de 1.483.202 dosis de las tres vacunas disponibles contra el coronavirus, lo que supone que un 19,2 % de la población catalana ya ha recibido una o dos dosis. Gracias a la llegada de 200.000 dosis de Pfizer, Salud quiere terminar esta semana con las primeras dosis de los de 80 o más años, para empezar acto seguido con los de 70 a 79 años, al tiempo que espera a la incorporación del fármaco de Janssen.