Los pueblos más bonitos de Aragón

Muestran la rica variedad geográfica de la comunidad autónoma

Albarracín, en Teruel, muestra una estampa imponente
Albarracín, en Teruel, muestra una estampa imponenteArchivo

En la última lista publicada en la prensa con los 100 pueblos españoles más bonitos, basada en el criterio de la Asociación Española de Pueblos Bonitos, destaca que Aragón cuenta con 13 localidades en el ránquing. Es una comunidad autonóma que ofrece mucha variedad en sus tres provincias, Zaragoza, Teruel y Huesca. Mucha variedad de paisaje y de clima. Destacamos algunos de sus municipios más atractivos, sin orden ni preferencia.

Alquézar

Una estampa desde lejos de la población
Una estampa desde lejos de la poblaciónArchivo

Considerado el pueblo más bonito de Huesca, sus vistas son espectaculares, desde el pueblo y desde lejos. Está en la comarca de Somontano de Barbastro, y es un sitio fanástico. Las casas rocosas, el río Vero y cuevas de arte rupestre. Además, la Colegiata fue declarada Monumento Nacional en 1931, y la arquitectura y trazado medieval de su casco urbano es Conjunto Histórico Artístico desde 1982.

Aínsa

La plaza Mayor de Aínsa
La plaza Mayor de AínsaArchivo

Una parada obligatoria en la comarca del Sobrarbe, en Huesca de nuevo. A pesar de ser un municipio muy visitado, lo más destacable es la casi perfecta conservación de su casco histórico medieval, que es conjunto histórico-artístico desde 1931. Su parroquia y castillo son formidables, además de Monumento Nacional. En los últimos tiempos, han crecido mucho las dimensiones de la población.

Ansó

Ansó está cerca de la frontera con Navarra
Ansó está cerca de la frontera con NavarraArchivo

Ansó, muy cerca de Navarra, destaca por un bello casco antiguo de piedra y madera. Se trata de un municipio muy armónico, en el que desentona nada, y que además cuenta con una importante oferta de hoteles y restaurantes. El entorno también vale mucho la pena, al estar situado entre el Parque Natural de los Valles Occidentales y el Paisaje Protegido de las Foces de Fago y Biniés, todo muy montañoso. También está la iglesia gótica de San Pedro, y especialmente el tradicional traje ansotano.

Roda de Isábena

Exterior de Roda de Isábena
Exterior de Roda de IsábenaArchivo

Situada en el corazón de la Ribagorza, esta localidad fue desde el siglo X sede del obispado de Roda y capital del condado. En gran parte, su patrimonio se perdió en el siglo XIX. La Catedral de San Vicente Mártir sigue siendo motivo de visita para el turismo de carácter religioso. Es el municipio más pequeño con este tipo de templo.

Albarracín

Al fondo, el castillo de Albarracín
Al fondo, el castillo de AlbarracínArchivo

El casco urbano de esta población fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1961, y es uno de los destinos más turísticos más reconocidos de Aragón y de toda España. A ello contribuye una gran actividad cultural. Destacan sus calles en pendiente, y con un excelente mantenimiento. Hay restos de muralla y un imponente castillo en las alturas, además de la Fundación Santa María, el punto más emblemático de la población.

Calaceite

Pasaje gótico de Calaceite
Pasaje gótico de CalaceiteArchivo

Otro pueblo de sensacional estética gótico medieval, es Conjunto Histórico-Artístico desde 1973. Las casas solariegas en piedra, decoradas con balcones de forja, son uno de los símbolos más reconocibles de esta localidad que alberga además el Museo Juan Cabré, dedicado a este arqueólogo. La plaza de España destaca dentro de un contexto presidido por la impresionante Iglesia de la Asunción, de estilo barroco.

Mirambel

Una de las bellas calles de Mirambel
Una de las bellas calles de MirambelArchivo

En 1980, Mirambel fue declarada Conjunto-Histórico Artístico y recibió de manos de la Reina Doña Sofía la medalla de Oro del premio Europa Nostra por la restauración y ordenación del conjunto urbano de la localidad. También fue el esenario para la película “Tierra y Libertad” de Ken Loach. destaca su castillo, que fue rehabilitado a finales del siglo pasado. Otra visita obligada es el Portal Alto o de San Antón.

Rubielos de Mora

Imponente muralla al fondo de la población
Imponente muralla al fondo de la poblaciónArchivo

Le llaman el Pórtico de Aragón y también el Corte de Sierra por la silueta de su Conjunto Histórico Artístico, que mereció el premio Europa Nostra en 1983. Entre la infinidad de casas solariegas de Rubielos de Mora destaca la Ex colegiata Santa María la Mayor y su gran retablo gótico internacional, dedicado a la Vida de la Virgen, o el propio edificio Consistorial, de aire renacentista. También son dignos de admiración el claustro de los Carmelitas Calzados.

Valderrobres

Las bonitas casas y puente sobre el río
Las bonitas casas y puente sobre el ríoArchivo

A finales de diciembre de 2018 entró en el listado de las Siete Maravillas Rurales realizado por la plataforma de alquiler vacacional HomeAway, obteniendo el quinto lugar. El puente sobre el río Matarraña marca el acceso al casco antiguo, una maravilla, y la iglesia parroquial de Santa María la Mayor ya fue declarada Monumento Histórico durante la Segunda República. El castillo se ubica en lo alto del pueblo.

Anento

Imagen de postal de Anento
Imagen de postal de AnentoArchivo

Su censo apenas pasa de 100 inscritos. Es un caso especial de recuperación, ya que hace treinta años era prácticamente un despoblado y hoy en día es un pueblo perfectamente restaurado e impecable, muy cuidado. Destaca la parroquia de San Blas, del siglo XII, tiene destacados murales; el retablo mayor, de estilo gótico (siglo XV) es uno de los más grandes y mejor conservados de la antigua Corona de Aragón. En el entorno natural, el paraje del Aguallueve es uno de los más frecuentados por los visitantes.

Sos del Rey Católico

Imponente vista de la iglesia del siglo XII
Imponente vista de la iglesia del siglo XIIArchivo

Este enclave es un recinto amurallado con siete portales de acceso y tiene uno de los paradores turísticos más solicitados del norte de España. En la Plaza de la Villa se encuentra el Ayuntamiento. Por su parte, la casa de la familia Sada fue la cuna de Fernando El Católico, de ahí el nombre de la localidad. En su casco urbano abundan las casas de piedra y los aleros de madera. Destacar que a principios de este siglo albergó el concierto de uno de los mejores artistas de Country Rock de los últimos años, Steve Earle, y que fue el escenario de parte de la película “La Vaquilla”, de Luis García Berlanga.