Mas se revuelve y acusa al Estado de buscar la “muerte civil y política” de los excargos del Govern

Replica así a la liquidación del ente fiscalizador, que le reclama hasta 2,8 millones de euros por la promoción del “procés” en el extranjero

El expresidente de la Generalitat Artur Mas durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes
El expresidente de la Generalitat Artur Mas durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martesToni AlbirEFE

El expresident de la Generalitat, Artur Mas, ha comparecido rápidamente para dar la réplica al Tribunal de Cuentas, que ha cuantificado en 5,4 millones de euros el supuesto desvío de dinero público de la Generalitat para promocionar el “procés” en el extranjero entre 2011 y 2017. Un montante aún provisional al que deberán hacer frente en el plazo de 15 días con las correspondientes fianzas un total 42 personas, entre ellas Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, a quienes reclama 1,9 millones, y al propio Mas con una cantidad que asciende a los 2,8 millones. El exdirigente de Convergència no ha dudado y ha acusado al Estado de buscar “la muerte civil y política” de los exaltos cargos del Govern implicados en la liquidación.

“Es un abuso de poder en toda regla. Esto no es simplemente la aplicación de un marco legal. Es el abuso total de este marco legal, la distorsión del marco legal para conseguir su objetivo, que no es otro que el castigo y la venganza, la represión”, ha denunciado en una comparecencia pública en los jardines del Palau Robert de Barcelona.

“El objetivo es doble. La muerte política que quiere decir código penal, inhabilitación para cargos públicos, ponernos en la cárcel. O esta muerte civil que quiere decir que te lo embarguen todo si no puedes responder ante las fianzas millonarias que nos pide nuevamente el Tribunal de Cuentas”, ha remachado a continuación.

“Venganza en toda regla”

Y luego ha puesto el foco en Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, horas antes de la reunión con Pere Aragonès y después de que el independentismo haya exigido explícitamente cambios en el Tribunal de Cuentas: “¿Va a mirar hacia otro lado o hacer otra cosa?”. “Esto es castigo y venganza, es decir, represión”, ha denunciado.

De hecho, el expresident de la Generalitat hasta le ha recordado a Sánchez que hay “diferentes posibilidades” en el Congreso para “intentar cambiar las cosas”, como renovar a los miembros del organismo fiscalizador.

“Es evidente que la represión sigue. A los que han salido de la prisión les siguen considerando unos delincuentes. Les han sacado de la prisión, pero no los delitos. La gente en el exilio no puede volver, y nosotros estamos perseguidos por el Tribunal de Cuentas, que califiqué como tribunal de ajuste de cuentas. Es una venganza en toda regla”, ha zanjado.

Más de dos millones

El desglose de la liquidación efectuada por el Tribunal de Cuentas tras el procedimiento de este órgano sobre el supuesto desvío de fondos públicos para la consulta independentista detalla la cuantía atribuida a cada implicado por los distintos conceptos sujetos a investigación, como viajes al exterior o la apertura de delegaciones de Diplocat en el extranjero.

En ocho de los 42 cargos investigados, las cuantías superan, intereses incluidos, los 2 millones de euros. Así ocurre con Mas, que llega a 2.950.980 euros, con Puigdemont y el líder de ERC y exvicepresidente catalán Oriol Junqueras (2.085.976 cada uno), así como con el exconseller Francesc Homs (3.108.444 euros) o el exsecretario general del Diplocat, Albert Royo (3.824.907 euros).