El artista Sean Scully se marcha de Cataluña por la asfixia independentista

El reconocido pintor asegura que se ha ido de Barcelona porque estaba harto del catalán

Sean Scully.
Sean Scully. FOTO: Balazs Mohai EFE

Nueva víctima del nacionalismo catalán. El reconocido pintor Sean Scully ha decidido cambiar de aires y marcharse de Barcelona ante la asfixia del independentismo. En una entrevista publicada por “Financial Times”, Scully (Dublín, 1945), irlandés de nacimiento pero nacionalizado estadounidense, desvela que se va de la ciudad porque está harto del catalán. “En Barcelona, ibas a reuniones y hablaban siempre en catalán, como diciendo ‘te jodes’”, afirmó el reconocido artista internacional.

Scully recaló en Barcelona en los años 2000 procedente de Nueva York, donde ha estado viviendo con su mujer, la fotógrafa suiza Lilianne Tomasko, y su hijo de 12 años, Oisin. De hecho, el artista revela también el malestar que sufría su hijo en el colegio en Barcelona, donde le decían que tenía que hablar en catalán en el recreo en lugar de castellano. Toda la familia habla el español con fluidez. “Y al final, no pudimos soportar Barcelona por esa mierda”, ha dicho, tajante.

Lo cierto es que la marcha de Scully, que se va a vivir a Aix-en-Provence (Francia), es sonora por su importante trayectoria. A sus 76 años, el artista ha expuesto en Europa y Estados Unidos, tiene obras en museos como el Metropolitan, el MoMa y el Guggenheim de Nueva York y ha sido nominado dos veces para el premio Turner.

Pero también es sonora por su claro vínculo con Barcelona y Cataluña, como se desprende de los gestos que ha tenido con el territorio durante la última década. Así, en 2010, donó una obra de gran formato (‘La montaña de Oisin’) al Museu de Montserrat tras ser bautizado su hijo Oisin. Poco después, en 2014, negoció con el Ayuntamiento de Barcelona (en aquel momento liderado por el convergente Xavier Trias) para donar 200 obras a cambio de que estuvieran en un espacio museístico propio, pero finalmente no se llegó a ningún tipo de acuerdo.

El 30 de junio de 2015 se inauguró el nuevo Espacio de Arte Sean Scully en la Iglesia de Santa Cecilia de Montserrat, culminando así una década de trabajo (visitó el museo en 2005 por primera vez). En este espacio se exponen grandes pinturas murales y vidrieras. El vínculo de Scully con Montserrat viene de lejos. De hecho, durante los momentos que el artista pasaba en Barcelona desde 1992, solía ir de excursión por Montserrat para andar por los senderos de la montaña.