Aragonès avisa al Gobierno de que el choque por el Aeropuerto no será “gratis ni inocuo”

De momento, apuesta por negociar los presupuestos del Estado y el resto de reformas y anuncia que la mesa de diálogo será jueves o viernes

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès.
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès.Enric FontcubertaEFE

El desencuentro entre Gobierno y Generalitat por el aeropuerto de El Prat puede acarrear consecuencias en las relaciones entre ambas administraciones, aunque, de momento, parece que serán mínimas. Pere Aragonès ha advertido hoy de que este choque no será “gratis ni inocuo”, pero por ahora tampoco impedirá la celebración de la reunión de la mesa de diálogo de la semana que viene ni la negociación de los Presupuestos Generales del Estado y el resto de reformas legislativas que tiene que llevar a cabo el Gobierno para recibir los fondos europeos. De entrada, el president ha anunciado también que la reunión de la mesa de diálogo será el jueves o viernes de la semana que viene.

Aragonès ha asegurado en una entrevista en “Catalunya Ràdio” que la mesa de diálogo tiene “demasiados enemigos”, señalando tanto al Estado como a sus socios de Govern (JxCat), y tiene intención de salvarla a toda costa. En este sentido, ha apuntado que es una estrategia a largo plazo para “resolver el conflicto político” y la primera cita será la semana que viene (todo apunta a que será el jueves porque Pedro Sánchez tiene un viaje a Grecia el viernes), aunque los detalles están lejos de quedar concretados aún. Falta por saber el orden del día y la composición de las delegaciones, con la principal incógnita de saber si estará Pedro Sánchez o no. Aragonès ha informado que se acabará de definir todo a partir del martes.

“Este reinicio de la mesa de negociación tiene un alto componente político”, ha afirmado, y ha reiterado que es “importante” y la primera cita servirá para sentar las “bases” y, por tanto, ve necesario que acuda Sánchez. No obstante, tampoco ha querido mostrarse muy insistente y se ha limitado a decir que han sido “muy claros” en los últimos días sobre si tenía que participar el presidente del Gobierno en la reunión. Sánchez sigue sin confirmar públicamente si asistirá o no, aunque, en función de lo que haga, también dará señales de cuál es el rumbo que va a tomar con la Generalitat en este tramo final de legislatura que le queda.

Si bien, tampoco parece que pueda afectarle mucho porque Aragonès ha explicado hoy que en Esquerra irán “paso a paso” en cada una de las iniciativas legislativas que va a tener que impulsar el Gobierno en los próximos meses para recibir los fondos europeos (medio centenar de reformas). Entre estas, se asoman en el horizonte los presupuestos de 2022: ya han empezado los contactos informales entre republicanos

Aragonès ha lanzado hoy ya una petición expresa al respecto, que pasa por mejorar las inversiones en los trenes de Cercanías, una vieja reivindicación de la Generalitat. De hecho, prácticamente ha mostrado mayor interés en esta infraestructura que en la ampliación del Aeropuerto de El Prat, aunque ha vuelto a cargar contra el Gobierno por tratar de imponer su plan (alargar la pista hacia el este e invadir parte de la laguna de La Ricarda, espacio natural protegido) y ha pedido el traspaso de las competencias sobre los aeropuertos catalanes.