Natasha Brown, la nueva voz literaria que necesitábamos

La autora británica presenta su debut en la narrativa de ficción con «Reunión»

La escritora británica Natasha Brown trata el trauma generacional de los llamados 'millennials'
La escritora británica Natasha Brown trata el trauma generacional de los llamados 'millennials' FOTO: Alejandro García EFE

Natasha Brown no procede del mundo de las letras. Estudió matemáticas y durante diez años su mundo fue el de las finanzas. Sin embargo hoy es una de las más interesantes nuevas voces literarias gracias a un sorprendente debut: la novela «Reunión», publicada en castellano por Anagrama y en catalán por L’Altra Editorial. La joven autora estuvo ayer en Barcelona para presentar una obra que ha sido vista como «La señora Dalloway» de la época de los millenials, un relato en el que la protagonista y la narradora se funden en una historia que ahonda en cómo la huella del colonialismo sigue presente en una sociedad que juega a ser abierta y multirracial.

Para la editora de Anagrama, Silvia Sesé, «Reunión» es «uno de los libros más importantes que vamos a publicar este año. Lo quiero decir así de rotundo porque me uno a los cientos de comentarios en todo el mundo. Es un ejercicio muy complicado que exige mucha inteligencia, sobre todo literaria, para trabajar un lenguaje cargado de historia». Por su parte, Eugènia Broggi, de L’Altra Editorial, añadió que la novela es «la mezcla de una voz potentísima, de gran visceralidad, pero también con un estilo preciso, muy fino. Tiene una estructura supercompacta que quiere salir de la forma. No son situaciones escandalosas sino muy sutiles las que aparecen en esta obra».

Natasha Brown, en un encuentro con los medios, habló de sus intenciones con la protagonista de «Reunión», apuntando que «era consciente que ese personaje, esa voz era clave para contar la historia. Quise entender los personajes que la rodeaban. Una vez los comprendí, pensé que debía ser la narradora la que vendiera la novela. No debía tener muchos detalles, sino todo debía ser velado. Es el sujeto quien guía al lector».

«Reunión» llega a nuestras librerías tras haber conocido una quincena de traducciones. Puede que eso sera porque hay algo que nos atrapa en una historia que arranca cuando, previamente a asistir a una fiesta, la protagonista comienza a repasar su vida, en teoría con todo lo necesario para ser perfecta, aunque en realidad contiene algunos vacíos.

Natasha Brown aseguró que lo quería en su libro era «una historia tridimensional». Hay quien ha visto en esta manera de narrar, como se ha dicho anteriormente, la sombra de «La señora Dalloway» de Virginia Woolf, aunque la escritora aseguró que es «un referente muy amplio». Pese al halago, Brown prefiere como referencia para «Reunión» a «Ciudadana», de Claudia Rankine, porque se encuentra «en esa tradición modernista y de experimentación formal y en que todo acaba en una gran fiesta». Otro referente que ha tenido en cuenta es Roland Barthes «que me ayudó sobre qué interpretación dar a las imágenes. El mínimo de información es posible para que sea el lector quien complete información».

Su pasión por la lectura ha sido fundamental para enfrentarse a la redacción de su debut literario. «Si he podido hacer este libro es por mi vida intensa como lectora. Hay mucha mitología sobre la escritura, pero saber técnicas sobre escritura me ha ayudado mucho», subrayó Brown quien ya trabaja en un nuevo libro, aunque no quiso dar muchos detalles sobre ese proyecto. Lo que sí tenemos ahora es un gran debut.