Ciencia

Encuentran el material más antiguo de la Tierra, anterior a la formación del Sol

Como si una cápsula del tiempo se tratase, el meteorito Murchison, que cayó hace 50 años en Australia, tenía integrado este polvo presolar

La revista científica publicación oficial de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, conocida por sus siglas PNAS, ha dado a conocer cuál es el material más antiguo de la Tierra. Se trata de polvo estelar que se formó entre 5.000 y 7.000 millones de años atrás, antes incluso de que se formase el Sol hace 4.600 millones de años. Esta materia se ha hallado en un meteorito que cayó en Australia hace cincuenta años. El estudio, titulado “Vida útil del polvo interestelar por la exposición a rayos cósmicos edades del carburo de silicio presolar”, ha explicado que “los granos presolares son las muestras sólidas datables más antiguas disponibles y que proporcionan una visión invaluable de la cronología preescolar de nuestra galaxia”.

El haber encontrado este material con tal antigüedad supone un logro histórico ya que los granos presolares resultan difíciles de encontrar. Se estima que sólo están presentes en el 5% de los meteoritos que caen a la Tierra. Una vez hallados, el método, para conseguir ponerle edad al material más antiguo del sistema conocido, ha sido determinar la antigüedad a través el estudio de los isótopos de neón (Ne) producidos por los rayos cósmicos galácticos. Esta distribución de edad también ha confirmado la hipótesis de que estos granos se originan a partir de estrellas que inicialmente se formaron hace 7.000 millones de años y que produjeron polvo hace 5.000 millones de años. Que existan granos con tales edades supone, entre otras cosas, que este polvo estelar consiguió evadir la destrucción en ondas de choque de supernova.

El meteorito Murchison, donde se ha encontrado esta materia y cuyos fragmentos cayeron sobre el pueblo Murchison, Victoria, en Australia el 28 de septiembre de 1969, ha actuado como una especie de cápsula del tiempo, y los granos presolares analizados en el estudio habían permanecido integrados e inalterados en él. Estos granos se aislaron para analizarlos creando una especie de pasta que, mediante la disolución en ácido, se disolvió quedando únicamente los granos solares. Mediante este método los científicos consiguieron separar el polvo estelar del meteorito y conocer su edad y el tipo de estrella al que pertenecían. Esta investigación ha desvelado, además del material más antiguo de la Tierra, que hay polvos estelares de entre 4.600 y 4.900 millones de años que se formaron en un periodo de formación estelar mejorada en el que se formaron más estrellas de lo habitual.

Así, gracias al polvo estelar encontrado, se ha desvelado que hace hace 7.000 millones, casi 3.000 millones de años antes de la formación del Sol, se formaban estrellas que posteriormente expulsaban material, gracias al cual hoy se puede hablar del polvo estelar más antiguo, de momento conocido, de nuestro sistema. Tal y como ha declarado el equipo de investigación que ha realizado el estudio, este puede proporcionar información única sobre el ciclo de polvo interestelar y los eventos de formación de estrellas en la Galaxia antes del nacimiento del Sol.