De Oliva a Ibiza en “kitesurf” para denunciar que el Mediterráneo se muere

Es la primera ocasión en que se acometerá esta travesía de 125 kilómetros

"El Mediterráneo se muere”. Esta es la máxima que mueve el desafío de la expedición “Salvemos los océanos” que el Club Kitezone Valencia, emprenderá en pocos días y que se presentará mañana en el salón de plenos del Ayuntamiento de Oliva.

Señalan los organizadores de la hazaña deportiva nunca antes realizada que “el Mediterráneo es ya considerado como la zona cero de la degradación climática. El mar más contaminado del planeta, según los expertos de Naciones Unidas y Organizaciones Ecologistas No Gubernamentales”.

Explican que el club valenciano Kitezone, emprende esta odisea marítima en condiciones muy adversas, con un doble propósito: "concienciar de cómo la acción del hombre está transformando uno de los enclaves más ricos del planeta, pero que todavía estamos a tiempo de salvar si se actúa, si aprendemos a cuidar y no maltratar nuestros mares y sobre todo si entendemos que podemos cambiar nuestros hábitos”.

Pepe Carratalá, presidente del Club Kitezone y que compartirá desafío con la deportista, Gabriela Vila Andreu, pretende hacer un llamamiento sobre el estado de los mares y océanos, en especial el Mediterráneo, y la necesidad de concienciarnos que mares y océanos son los pulmones del mundo. Lo que hace necesario cambiar nuestra forma de interactuar con el medio ambiente con prácticas ecológicas.

La playa-base del comienzo de esta hazaña será la de Bassetes y la travesía será retransmitida íntegramente en directo por “streaming” con imágenes y coordenadas de geolocalización 24 horas. Durante esta travesía de 125 kilómetros en cinco horas aproximadamente, -siempre teniendo en cuenta las condiciones climatológicas-, los dos deportistas estarán asistidos por una embarcación de apoyo con un equipo compuesto por un médico, un técnico en salvamento en aguas abiertas y un coordinador de seguridad.