La desescalada de los funcionarios será progresiva

La incorporación será el día 11, salvo Justicia que podría hacerlo un día después

La Conselleria de Justicia y Administración Pública está diseñando con el resto de departamentos del Consell la desescalada de los funcionarios que deberá comenzar el próximo lunes, 11 de mayo. Todas las Conselleries está analizando las necesidades de cada uno de sus servicios para diseñar una vuelta presencial de los funcionarios a sus puestos de trabajo, que se hará de forma progresiva y anteponiendo al seguridad a la productividad.

Aunque no hay un norma general, lo normal será que no se incorporen todos los funcionarios a la vez sino que se estime el número de trabajadores de cada servicio que puedan volver al trabajo manteniendo las medidas de seguridad y de distanciamiento social. Así, cuando el lugar donde se desempaña la labor, sea más reducido, la incorporación de funcionarios será menor para poder guardar las distancias. Se podrán establecer turnos para evitar aglomeraciones, si bien, en un principio, Función Pública no va a habilitar laboralmente las tardes, por lo que es posible que la vuelta al trabajo pueda ser alternando semanas, aunque el diseño final de cada Conselleria se presentará posiblemente mañana.

El teletrabajo seguirá siendo una herramienta muy útil allí donde sea posible. Aquellos funcionarios que trabajen al aire libre pueden tener una reincorporación más rápida.

Justicia se dividirá por tercios

Por lo que respecta a los funcionarios del departamento de Justicia, estos pertenecen orgánicamente a la Generalitat Valenciana pero están supeditados a las decisiones del Ministerio de Justicia que será quien diseñe la desescalada, eso sí, en coordinación con la Conselleria que dirige Gabriela Bravo.

Aunque aún no hay un documento definitivo, las primeras medidas sobre las que trabajan ambos departamentos hablan de una vuelta al trabajo el día 12 y mediante turnos que dividirán la plantilla en tercios. Por supuesto, se guardarán las medidas de distanciamiento social y la vuelta de los funcionarios también se ajustará a las posibilidades de espacio de cada departamento. Se da prácticamente por seguro que los juzgados tendrán turno de tarde, aunque no estén, de momento, abiertos al público más allá del horario habitual.

De todas formas, todas estas medidas se pueden perfilar en una reunión que mantendrá el Ministerio con la Conselleria.

Difícil desinfección de la Ciudad de la Justicia

Por lo pronto, durante el día de ayer, trabajadores de la Ciudad de la Justicia de Valencia explicaron a LA RAZÓN que se estaba trabajando en la desinfección de los equipos de aire acondicionado y que la tarea era compleja.

Por lo demás, según comentó una magistrada, no había nada nuevo, de momento: “está todo como cuando nos fuimos. De momento no hay mamparas para la atención al ciudadano”.

Por ello, los propios trabajadores se van organizando y utilizan las salas de vistas de los juzgados para realizar cualquier labor, ya que es el espacio más amplio del que dispone cada juzgado y donde es más fácil guardar el distanciamiento.

Según las fuentes consultadas, la desinfección de los suelo de la Ciudad de la Justicia podía ser más compleja de los normal al no poderse fregar, ya que son suelos técnicos, es decir, formado por paneles desmontables, por debajo de los cuales pasa todo el cableado eléctrico e informático, por lo que se tendrá que descartar el mocho y la lejía y utilizar otros sistemas.

De momento, no se están haciendo señalamientos y la celebración de vistas será más que compleja. Las 31 salas de vistas de la planta baja, mucho más amplias que las de cada juzgado, no darán abasto para todo lo que hay pendiente, y en las pequeñas salas de vistas de los juzgados difícilmente se podrán celebrar vistas en las que tengan que comparecer varios abogados, ya que en estos pequeños cubículos es frecuente el hacinamiento de los profesionales y el único distanciamiento que se mantiene es la enemistad entre las partes.

Las mismas fuentes explicaron que los juzgados todavía no estaban preparados para la celebración de videoconferencias, ya que esta técnica solo se dispone, de momento, en algunas de las salas de vistas de la planta baja.

Por todo ello, la paciencia seguirá siendo una de las virtudes más celebradas y necesarias en el ámbito judicial.