¿Cómo preparamos a nuestros hijos para la universidad?

Los alumnos de Caxton College tienen integrado en su currículum de Secundaria una asignatura de orientación universitaria

Clases Catxon College Valencia
Los alumnos de Caxton College tienen integrado en su currículum de Secundaria una asignatura de orientación universitaria FOTO: La Razón La Razón

El trepidante ritmo que marca el desarrollo tecnológico está propiciando la creación de nuevos campos de conocimiento asociados a profesiones inéditas tanto en el ámbito científico como en el de las humanidades. Esta cuarta revolución industrial crece exponencialmente y afecta directamente a los alumnos que pronto tendrán que tomar decisiones académicas y laborales.

Por ello, los centros educativos deben hacerse eco de este nuevo panorama y orientar a sus estudiantes para que elijan su mejor opción de futuro. “Siempre ha sido necesario aconsejar a los adolescentes en su camino hacia la universidad, más ahora que tan solo en los últimos cinco años la oferta de grados universitarios ha crecido algo más del 10 por cien, según la Fundación Conocimiento y Desarrollo -CYD-”, afirma Marta Gil, subdirectora de Caxton College.

Tomando conciencia de este reto, Caxton College viene impartiendo una asignatura en sus aulas de Secundaria que capacita a los alumnos para que escojan la carrera que mejor se ajuste a sus competencias, aptitudes académicas y vocación profesional.

En estas clases se refuerzan sus habilidades para hablar en público, debatir, escribir, pensar y empatizar, con el fin de aprender a tomar decisiones correctas referente a su futuro y alcanzar los objetivos que se marquen. Se desarrolla una mentalidad de crecimiento y de autocontrol del alumno, en aplicar técnicas de estudio, en generar habilidades comunicativas y técnicas para debatir correctamente. Además, trabajan sobre una guía de carreras universitarias para explorar y reflexionar sobre los grados académicos, así como salidas laborales y posibilidades de hacer prácticas en empresas.

“Uno de los consejos que nuestro equipo de orientación universitaria ofrece a los alumnos, ya con 11 años, es el de empezar a hablar sobre profesiones por las que sientan cierta atracción, e interesarse por las personas de su entorno que estudian grados o postgrados para ir madurando, incluso descartando, sus opciones de futuro”, afirma Marta Gil.

De esta manera, los alumnos bajan la presión sobre un tema que les preocupa y así pueden ir descubriendo tranquilamente diferentes terrenos profesionales que les ayudarán a reflexionar sobre qué capacidades personales e intelectuales tienen y en qué mundo profesional van a sentirse más realizados. En este proceso es muy importante que los padres se integren e investiguen junto a sus hijos acerca de todas las carreras que existen actualmente, puesto que son muy diversas, e incluso muchas de ellas no existían hace unos pocos años.

Otro punto indispensable para gestionar con acierto la orientación universitaria consiste en organizar visitas con sus alumnos a las diferentes. Por otra parte, resulta de interés plantear un programa de enriquecimiento profesional por el cual especialistas de diversa índole acudan al colegio para acercar sus trabajos a los alumnos.

Una buena orientación universitaria, como concluye Cristina Pérez, psicóloga y orientadora universitaria de Caxton College, “ayuda a los alumnos a desarrollar habilidades sociales para que aprendan a ser más independientes y se enfrenten con esfuerzo a las dificultades.