Los regantes valencianos, indignados por la exclusión del Convenio de Alarcón en el Plan Hidrológico del Júcar

Mañana se cumplirán 20 años de la firma de este acuerdo de cesión del embalse

Un trabajador recolecta nectarinas en un campo en Carlet, Valencia
Un trabajador recolecta nectarinas en un campo en Carlet, ValenciaAna EscobarEFE

La Unidad Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ), entidad que aglutina a los 40.000 regantes de la Acequia Real del Júcar, la Real Acequia de Escalona, la Real Acequia de Carcaixent, la Acequia Mayor de Cuatro Pueblos y las Comunidades de Regantes de Sueca y Cullera junto a los usuarios industriales del río, han manifestado hoy su “sorpresa e indignación ante la ausencia del Convenio del Embalse de Alarcón en el borrador del Plan Hidrológico del Júcar 2022-2027″ que, en estos momentos, se encuentra en fase de información pública.

Precisamente, mañana viernes, 23 de julio se cumplirán 20 años de la firma de este importante acuerdo entre USUJ, el Ministerio de Medio Ambiente y la Generalitat Valenciana. “Tras años de duras negociaciones, el Convenio del Embalse de Alarcón supuso una muestra de solidaridad de los regantes valencianos con el resto de usuarios del río Júcar y un verdadero ejemplo de cómo resolver los conflictos del agua por la vía del consenso”, han subrayado.

A través de este acuerdo, USUJ conseguía el cumplimiento de la sentencia del Tribunal Supremo de 12 de abril de 1983 que obligaba a la administración a la entrega del embalse que había sido sufragado al 100% por los regantes, y cedía su gestión a cambio de una serie de contraprestaciones, como la garantía de una curva de reserva de agua para asegurar el riego de nuestros cultivos, la ejecución a cargo de las administraciones públicas de las necesarias obras de modernización de nuestros regadíos y la exención de los gastos de gestión, mantenimiento y explotación del embalse durante 60 años.

La ausencia del Convenio de Alarcón en el borrador del nuevo Plan Hidrológico del Júcar, que sí se ha recogido en los planes hidrológicos de 1998, 2014 y 2016, pone en peligro el patrimonio hidráulico de las 40.000 familias valencianas y supone un agravio para los 40.000 regantes de USUJ y para el sector agrícola de la provincia de Valencia, “especialmente, cuando las contraprestaciones de este documento están muy lejos de haberse conseguido”.

“Como legítimos propietarios del Embalse de Alarcón, exigimos que se respeten nuestros derechos de agua, las condiciones económicas pactadas y la finalización de las obras de modernización de regadíos que deberían haberse culminado en 2009″.