Muere la leyenda del rock Little Richard, a los 87 años

El primer éxito mundial de la estrella fue con el tema “Tutti Frutti” al que acompañaba con su inigualable estilo al piano

Thumbnail

El legendario cantante estadounidense Little Richard ha fallecido a los 87 años tal y como ha confirmado Danny Penniman a la revista “Rolling Stone”. Richard fue uno de los padres fundadores del rock and roll y conservó con maestría hasta sus últimos días el espíritu genuino del blues, del soul, del gospel y en general de todo lo que tuviera que ver con la vibración luminosa del alma. Por el momento las causas de la muerte no han trascendido pero cabe destacar que desde hacía algún tiempo el compositor de Georgia venía mostrando una deteriorada salud a pesar de haber seguido en activo hasta los ochenta años, edad a la que decidió retirarse. “Me siento acabado y sin ganas de hacer nada. Es hora de dejarlo”, confesó entonces.

Richard Wayne Penniman, conocido popularmente como Little Richard vino al mundo el 5 de diciembre de 1932 en Macon, Georgia, en una época en la que el país andaba recomponiéndose del mayor varapalo económico de la historia, las radios estaban colonizadas por el manto musical de un crooner como Bing Crosby y en casa no había nada de rhythm and blues y solo se escuchaba Ella Fitzgerald. Obtuvo su primer y reconocido éxito en 1956 con el tema “Tutti Frutti” y más tarde le siguieron otros adicionales como “Long Tall Sally”, “Rip It Up”, en 1957, “Lucille” y en 1958 “Good Golly Miss Molly”. A propósito de “Long Tall Sally”, el integrante de los Beatles, Paul McCartney, llegó a declarar en cierta ocasión que “la primera canción que canté en público fue “Long tall Sally”, de Little Richard. Cuando los Beatles comenzaban, actuamos con él en Liverpool y Hamburgo. Para mí, es uno de los reyes del rock and roll. Además es un gran tipo, al que ahora considero mi amigo”.

Desde el principio, sus actuaciones llamaron la atención por su enérgica y teatralizada puesta en escena, una arrebatada manera de tocar el piano que no entrañaba excesiva dificultad pero que conseguía ser muy personal, el uso característico de la gestualidad y el virtuoso manejo de una voz electrizante. También el contenido sexual de sus letras y el continuo juego con el doble sentido de las palabras se convirtió en una peculiar seña de identidad del cantante. Un ejemplo muy clarificador de esto se encuentra en la censura que sufrió la primera versión de “Tutti frutti” por precisamente hacer alusión al sexo anal (“Si no encaja, no lo fuerces / Puedes engrasarlo, hacerlo fácil”). Su homosexualidad condicionó desde sus inicios la relación con su padre hasta el punto de que tras su expulsión del seno familiar por este motivo, tuvo que encontrar en los brazos de un matrimonio blanco formado por las figuras de Ann y Johnny Johnson el refugio y apoyo que le había sido negado.

Hizo de las onomatopeyas su original carta de presentación y decidió acompañar varias de sus canciones con ese inconfundible “Womp-bomp-a-loom-op-a-womp-bam-boom!” inicial. Su nombre pertenece por derecho propio al Salón de la Fama del Rock and Roll y la canción “Tutti Frutti” llegó a ser incluida en el Registro Nacional de Grabación de la Biblioteca del Congreso en 2010, que declaró que su “vocalización única sobre el ritmo irresistible anunció una nueva era en la música”. Sus primeras grabaciones en los años 50 fueron una revolucionaria mezcla de blues y rhythm and blues. Pero fueron los toques de gospel los que terminaron diferenciándole de los intérpretes de la época.

Su apodo histórico es el de “arquitecto” del rock and roll, aunque el color de su piel le apartara de la gloria que alcanzaron artistas como Elvis Presley o más posteriormente Los Beatles y Los Rolling Stone. Admiradores confesos todos ellos del talento de Richard. A pesar del contexto histórico de segregación racial que primaba en Estados Unidos durante el tiempo en el que el cantante desarrolló gran parte de su carrera, su música fue capaz de emocionar a negros y a blancos por igual. Su actitud nunca se mostró revanchista y aunque mantuvo la seguridad y la confianza de saberse pionero de la creación del rock and roll siempre responsabilizó a este género de la mezcla y la armonía de las razas: "El rock and roll nos juntó a todos”, afirmó en una entrevista. El músico y guitarrista colaborador de Richard, Kelvin Holly, ha anunciado la noticia en sus redes las redes sociales y ha mostrado su tristeza a través de un sentido “descansa en paz, Richard. Mis pensamientos y oraciones están con todos mis compañeros de banda y fanáticos de todo el mundo. ¡Richard realmente era el rey!”. Se marcha una auténtica leyenda. ¡Cómo no iba Jimi Hendrix a querer ser capaz de usar su guitarra de la misma manera que Little Richard usaba su voz!