La cultura regresa con el Centro Botín, el primer museo en abrir sus puertas

Íñigo Sáenz de Miera, director del Fundación Botín, afirma que “El objetivo es que el visitante disfrute de una visita tranquila, que la seguridad no se vea. Vas a un centro de arte, no una central nuclear”,

El Centro Botín, en Santander, recupera su actividad cultural. Es el primer museo que lo hace en toda España. Desde hacía semanas estaban trabajando para este momento. Ayer llegó. A media mañana ya se habían acercado a sus salas alrededor de 40 visitantes. El primer gran reto que se plantea ahora a estas instituciones es que el público pierda las reticencias iniciales y se acerque a ellos para volver a disfrutar del arte. Íñigo Sáenz de Miera, director de la Fundación Botín, declaraba ayer a este diario: El objetivo es que los visitantes disfruten de una visita tranquila, que la seguridad no se vea. Vas a un centro de arte, no una central nuclear. No se puede ir con miedo. Hemos organizado el recorrido de las exposiciones de tal manera que el público que venga no se sienta inseguro. Se sube por un lado y se baja por otro. Los lugares más estrechos, los que tienen dos metros o tres, que mantienen los criterios sanitarios, han quedado restringidos por si alguien tuviera algo de pudor y no se permite el acceso a ellos. También hemos quitado los materiales didácticos, que están concebidos para tocar, pero que habría que estar constantemente desinfectándolos y así evitamos las dudas del público. No hay folletos. Se les da a quienes pidan uno. Todas las puertas que se puedan mantener abiertas, lo están, para que no se tengan que abrir para que no se tengan que tocar pomos y puertas".

Íñigo Sáenz de Miera, que estuvo presente en este momento, afirma que “la gente venía ilusionada, contenta. Sabían que soy el director de la Fundación, y podías verles la sonrisa por debajo de la mascarilla. Te das cuenta de la ilusión que traían. La ilusión ha podido a la preocupación”. Después declaró que ahora “no me obsesiona que venga muchas personas, solo aquellos a quienes les apetezca, y que tengan un contacto con el arte. Nosotros, sobre todo, creemos en el impacto de la experiencia cualitativa de los visitantes. Durante este tiempo se ha visto que el arte es necesario, que la cultura y el arte son tan imprescindibles como otros artículos de primera necesidad. La cultura nos ha acompañado en estos momentos. Necesitamos las artes. Deben formar parte de nuestra vida. Es lo que nos hace humanos”.

El Centro Botín, que ha logrado prorrogar las exposiciones que exhibía hasta septiembre, cuenta en estos momentos con tres muestras: “Anri Sala. As you go (Châteaux en Espagne)”, “Retratos: Esencia y Expresión”, que recoge obra de Henri Matisse, Francis Bacon, Juan Gris, Joaquín Sorolla, Daniel Vázquez Díaz, Isidre Nonell y José Gutiérrez, entre otros; y “Coleccionando procesos: 25 años de Itinerarios