Una revisión de los mitos de Castilla

Los periodistas Arsenio e Ignacio Escolar reeditan un ensayo divulgativo sobre los siglos en los que se formó la identidad nacional castellana que cuestiona sus mitos fundacionales

“Todos los pueblos tienen el deber y el derecho de conocer la verdad”, ese fue el propósito que llevó los periodistas Arsenio e Ignacio Escolar, a coescribir “La nación inventada. Una historia diferente de Castilla” (Península), un ensayo divulgativo sobre los siglos en los que se formó la identidad nacional de Castilla, la “nación” sobre la que se edificó España, escrito con técnicas periodísticas cercanas al reportaje, pero sin renunciar al rigor histórico”. “El término nación es un anacronismo -aclara Ignacio Escolar-, puesto que éste nació en el XIX, lo usamos como una metáfora simplificadora para explicar cómo se crea esa identidad”. El trabajo está avalado por estudios históricos que han consultado y contrastado “con la intención de acercar a los españoles una época de nuestra historia casi desconocida. El gran vacío académico sobre la historia de España y de Castilla está precisamente en esos siglos extremadamente complejos en los que se configuran muchas cosas de lo que somos ahora”, afirma.

“La tesis fundamental del libro que pone en cuestión algunos de los grandes mitos castellanos, no es nuestra –explican-, está basada en estudios recientes de diferentes historiadores”. La historia la escriben los vencedores y la victoriosa Castilla no fue una excepción. “Entre los siglo XII y XIII, un puñado de historiadores y poetas se inventan una patria, una nación que en realidad nunca había sido exactamente así. Crean una serie de mitos sobre los orígenes de Castilla y rodean de tintes legendarios falsos a algunos personajes reales de su pasado”, afirman los autores. “Un personaje clave, artífice de esta “nación inventada” es el arzobispo de Toledo, Rodrigo Jiménez de Rada, –resalta Arsenio Escolar-, que escribió por encargo del rey una especie de tratado de la historia de Castilla, “De Rebus Hispaniae”, que incluye gran parte de estos mitos fundacionales, tergiversados y aumentados al servicio del relato de Fernando III. Es una recopilación de leyendas o exageraciones históricas, desde cómo se había independizado del reino de León en época de Fernán González, los jueces de Castilla o El Cid-. Es Alfonso X, hijo de Fernando III, quien incluye ese bagaje de leyendas historiadas en la corriente histórica hasta casi nuestros días”. Y aclara: “Los académicos que han investigado y puesto en cuestión esto son de hace apenas 30 años, hasta entonces se ha considerado historia, con partes reales y con leyendas más literarias que históricas”.

Por otro lado, los cantares de gesta y la competencia entre los monasterios medievales también contribuyeron a la proliferación de leyendas. “Los monasterios competían entre sí por atraer peregrinos. Cada uno tenía sus propios “literatos”, monjes que escribían leyendas o poemas sobre el monasterio, como Berceo en San Millán de la Cogolla, para atraer donaciones, peregrinos, etc. También había entre ellos una cierta competencia de reliquias y milagros porque eran fenómenos económicos. Todo esto crea un magma que acaba convirtiéndose en historia cuando solo eran recreaciones literarias”, resalta Escolar. Con los Cantares de Gesta –prosigue-, ocurre algo parecido. el “Cantar de Mio Cid,” escrito años después de morir, recrea una figura emblemática. Es verdad que fue un gran guerrero medieval, pero muchos episodios o cosas como el espíritu caballeresco que se le atribuyen solo existieron en la obra literaria”.

La gran maltratada

Para Ignacio Escolar, “un ejemplo perfecto de cómo se construye un mito es el Camino de Santiago, que, aunque sus bases son propagandísticas o económicas, acaba siendo de una importancia trascendental. No hay ninguna prueba de que los restos del apóstol descansen en la catedral, pero eso no resta su gran importancia económica, política y cultural, aunque su origen sea un mito falso. Gracias al camino nos llega la civilización, la cultura, el románico, el gótico, las ciudades, el urbanismo, el dinero…probablemente no hay un ejemplo en la historia de la humanidad donde una mentira fundacional haya provocado un fenómeno tan relevante como éste. Hay quien dice que es la primera operación de marketing en la historia de lo que hoy llamamos turismo”.

Castilla es el último reino independiente que nace en la Península y con el paso de los siglos se convierte en el más importante. Acaba imponiéndose a todos los demás por varias razones –explica Ignacio-. “La geográfica, como tierra fronteriza contra el islam; la militar con su gran industria; la político-legislativa, otorgando fueros o privilegios, y por un motivo importantísimo, la lana, la trashumancia y la creación de la Mesta, que trajo abundantes riquezas”.

Los autores concluyen preguntándose por Castilla: “¿Qué será de ella? Castilla ha sido la gran maltratada. Los ganadores de la guerra contra Al­Andalus reescribieron la historia y sobre esas medias verdades se forjó una nación, la castellana, que acabará diluyéndose dentro de una idea mayor que es la de España”.

Una vida dedicada al periodismo
Arsenio Escolar (Torresandino, Burgos, 1957). Periodista, escritor, editor y filólogo, ha trabajado como periodista y directivo en diversos medios y es fundador de “20 minutos”. Participa como analista en radio y televisión y como escritor ha ganado premios periodísticos, de poesía y de narrativa. Ignacio Escolar, Burgos (1975). Fue fundador del diario “Público” y su blog de política www.escolar.net, es la bitácora más leída en castellano. Participa como analista en diferentes programas de radio y televisión. Ha trabajado en distintos medios y escrito varios libros. Su nuevo proyecto periodístico es “eldiario.es”.

Ju