80 años del asesinato de Trotski a manos de un español

El espía del NKVD Ramón Mercader le mató el 21 de agosto de 1940 en Ciudad de México

Trotski en noviembre de 1920
Trotski en noviembre de 1920

El 20 de agosto de 1940, el español Ramón Mercader acudió a la habitación de León Trotski en Ciudad de México. Le entregó unos papeles y cuando el político se dispuso a leerlos, Mercader aprovechó el momento para dispararle en el cráneo. 12 horas después, ya día 21, Trotski falleció, generando un enorme revuelo mundial, sobre todo en la Unión Soviética.

Mercader era agente del NKVD, servicio de seguridad del gobierno de la URSS. Logró acercarse a Trotski gracias a que estableció una relación sentimental con una de sus seguidoras. Al cumplir el objetivo del asesinato, Mercader le quitó de encima un verdadero problema a Stalin, que veía a Trotski como un enemigo y un peligro para la URSS.

Este revolucionario fue el ideólogo, por ejemplo, de la Cuarta Internacional, movimiento que surgió como oposición al nazismo que se iba imponiendo poco a poco en Europa. Trotski empujó el feminimos en su país, al menos de forma teórica, y desarrolló los planes quinquenales que Stalin le copió y fueron tan relevantes para la economía y vida de la URSS.

Sin embargo, el trotskismo nunca ha conseguido ser un movimiento destacado en la izquierda. Siempre ha sido minoritario, incluso en vida de su creador, a la sombra del comunismo más puro o del socialismo.