Crítica de “Regreso a Hope Gap”: Ni un paso atrás ★★★✩✩

Annete Bening y Bill Nighy protagonizan "Regreso a Hope Gap"
Annete Bening y Bill Nighy protagonizan "Regreso a Hope Gap"Robert ViglaskyImdb

Dirección y guión: William Nicholson. Intérpretes: Annette Bening, Bill Nighy, Josh O’Connor, Aiysha Hart. Gran Bretaña, 2019. Duración: 100 minutos. Drama.

“Yo ya he estado aquí antes”, dice un poema de Rosetti que sirve como ‘leitmotiv’ de este drama familiar. ¿Cuál es ese lugar que nos es conocido, casi a pesar nuestro? ¿La infelicidad, la traición, la pulsión de muerte? Inspirándose en el divorcio de sus padres, William Nicholson escribió una obra de teatro que se desarrollaba en ese espacio desolado en el que dos personas que han compartido la vida durante treinta años se convierten en dos desconocidos. Como mediador, un hijo que ha heredado un feroz sentimiento de inadecuación en el terreno amoroso, y que ahora, cuando el padre (Bill Nighy) se va de casa para siempre, tiene que oficiar de ángel de la guarda de la madre (Annette Bening).

“Regreso a Hope Gap” se nutre del conflicto matrimonial sin plantear un arco dramático conciliador para sus personajes: acaso la acción empieza demasiado tarde para esperar un paso atrás. En ese sentido, a Nicholson le interesa mucho más entender los motivos de que esa separación sea definitiva -la cobardía y la falta de comunicación del padre; las altas expectativas de la madre- que de restablecer el status quo. Eso le da un cierto estatismo al filme, que apenas se esfuerza en ocultar sus orígenes teatrales -diálogos rápidos y punzantes, que Bening sabe trabajar desde un encanto no exento de irritación perpetua- apoyándose en la eficacia del trabajo actoral.

Lo mejor:

Annette Bening, poco preocupada de hacer simpática a su ama de casa herida en lo más hondo

Lo peor:

Hay poca tensión dramática, la película da vueltas alrededor de un conflicto sin llegar muy lejos