La Casa Batlló cierra tras los “actos vandálicos” de empleados externos

Se toma la decisión ante las “amenazas, difamaciones, agresiones y constantes agravios” contra empleados, visitantes y la misma obra de Gaudí, han informado los propietarios

Casa Batlló
Casa Batlló

La icónica obra de Antoni Gaudí, la Casa Batlló, cierra sus puertas a partir de mañana tras la denuncia por parte de sus propietarios de agresiones y “actos vandálicos” hacia sus empleados, visitantes y el mismo edificio. Unas acciones que han realizado trabajadores de una empresa externa y que han provocado ya “destrozos irreparables”.

En un comunicado, los responsables de Casa Batlló han explicado hoy que Staffpremium, una de las empresas externas que presta servicios en el edificio, ha tenido desacuerdos internos con algunos de sus trabajadores, que han iniciado una huelga indefinida y han provocado una “escalada de tensión”. “Los más violentos han provocado destrozos irreparables en el Patrimonio Mundial, agredido empleados de la Casa Batlló y amenazado a sus visitantes”, ha agregado la propiedad del edificio modernista.

Estos trabajadores se declararon en huelga el pasado 8 de octubre y, desde entonces, “han organizado diferentes protestas frente al monumento”, en el transcurso de las cuales la Casa Batlló “ha sufrido amenazas, difamaciones, agresiones y constantes agravios contra sus empleados, visitantes y contra el mismo Patrimonio Mundial”.

Se trata de más de una docena de manifestantes apoyados por un sindicato que “se concentran periódicamente ante la fachada de la Casa Batlló con un despliegue de pancartas y con uso de megáfonos y silbatos estridentes a un volumen nocivo para la salud, acosando al visitante y provocando que dos empleados de la Casa Batlló hayan requerido asistencia médica por problemas auditivos”. Asimismo, “otros manifestantes con bengalas y petardos arremetían contra el mobiliario urbano y los visitantes”.

De hecho, el pasado sábado 24 de octubre, hacia las 20.00 horas, “un grupo de manifestantes encapuchados lanzaron piedras contra el icónico edificio, rompiendo parte de los emplomados originales de 1906, recientemente restaurados, provocando daños irreversibles en este componente de las obras de Antoni Gaudí protegido por la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO de 1972”.

En el comunicado, Gary Gautier, director de Casa Batlló, indica que “cerramos porque no existen las condiciones para garantizar la seguridad en la vía pública de empleados, visitantes y de nuestro Patrimonio Mundial, a pesar de haber contratado personal de seguridad privada para su protección”.