Antonio Arias: la canción del astronauta

El Lagartija Nick convierte en las canciones de su nuevo trabajo, “Hola, Tierra”, la poesía escrita en el espacio por el miembro de la NASA Al Worden

Antonio Arias presenta "Hola, Tierra", un proyecto que convierte en canciones la poesía de un astronauta de la NASA
Antonio Arias presenta "Hola, Tierra", un proyecto que convierte en canciones la poesía de un astronauta de la NASAFernando Gutiérrez Llorente

«En mi mente estaba devolver las palabras a donde fueron creadas: al espacio». Así define Antonio Arias el motor de su último proyecto, el disco «Hola Tierra», en el que pone música a los poemas del astronauta de la NASA e ingeniero estadounidense Al Worden, que éste publicó en un libro titulado «Hello Earth. Greetings from Endeavour». «Ha habido muchos astronautas que han tratado de explicar su experiencia, pero ninguno sintetiza tan bien ese momento de epifanía y el asombro que él percibe: no hay palabras que lo puedan expresar a través de una manifestación artística», explica el guitarrista acerca de un proyecto para el que ha contado con la colaboración de Anni B. Sweet y hasta del CSIC, y que sigue en la línea de explorar las relaciones entre música y ciencia, casi como herederos directos de José Val del Omar, a quien dedicó un disco en 1998.

Al final, tanto arte como ciencia responden a las mismas preguntas, según Arias: «¿De dónde venimos? ¿Qué hacemos aquí? ¿A qué podemos aspirar? La persecución para responder a esto nos va a matar de curiosidad», bromea. Para Arias, la poesía de Worden no es «erudita» –«no estamos hablando de Góngora o de Lorca»–, pero cuenta con ese factor de «epifanía» que la hace más atractiva. «De las expediciones que regresaban de la Luna, muchos astronautas volvían convertidos en otra cosa distinta: alguno se hizo pintor y hubo otro que se convirtió en fundador de una nueva religión...».

Sin embargo, el proyecto creativo trasciende lo musical e incluye un filme que ha desarrollado junto al Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Su vicedirectora, Isabel Márquez, defendió que «la conjunción de imagen y emoción es la mejor manera de llegar a la gente». La palabra cierra el círculo con la edición de un poemario el próximo mes de junio con prólogo del ministro de Ciencia y ex astronauta Pedro Duque, informa EP. «Las imágenes astrofísicas son muy bellas, pero a la emoción también se llega desde la palabra», defiende Márquez.

En el sentido más poético, para Arias, uno de los momentos más emotivos de ese testimonio es cuando los protagonistas hablan de la cara oculta de la Luna. «Era el momento en el que ellos se quedaban más preocupados que otra cosa, pero también con una soledad que les hacía reflexionar. Armstrong, por ejemplo, dijo que no vio estrellas y Worden, en cambio, que solo vio estrellas. En cuanto sale de la Tierra, el hombre ve el universo distinto», apunta el músico.