Cine

Crítica de “El espía honesto”: manual del buen alemán ★★★☆☆

"El espía honesto" es un ensayo sobre la Alemania del s. XX
"El espía honesto" es un ensayo sobre la Alemania del s. XX FOTO: La Razón (Custom Credit)

Dirección y guion: Franziska Stünkel. Intérpretes: Lars Eidinger, Devid Striesow, Luise Heyer. Alemania, 2019, 116 min. Género: Drama político.

Los frecuentísimos ejercicios de memoria histórica del cine alemán, ya sea exorcizando el fantasma del nazismo o del comunismo, parten de la idea de la instrumentalización política y moral del individuo en beneficio de un sistema que acabará por devorarlo. Es la columna vertebral de toda denuncia de los totalitarismos. En este sentido, “El espía honesto” no se desmarca en absoluto de esta línea narrativa -que es, también, la crónica de un despertar a la verdad- al contar la historia real del científico Franz Walser, reclutado por la Stasi a finales de los setenta para devolver a la RDA a un futbolista fugado a la Alemania capitalista. Los que sepan de los retorcidos métodos de espionaje, tortura y persuasión del Ministerio de Seguridad del Estado de la RDA no van a sorprenderse. Si es cierto que la película de Franziska Stünkel parece dirigida por una funcionaria aplicada, también lo es que se alimenta con inteligencia de la excelente interpretación de Lars Eidinger, que, primeros planos mediante, duda, calla, grita y llora para que entendamos, sin excesos, lo que significa abrir los ojos a la indefensión y a la muerte.

Lo mejor: Eidinger otorga volumen emocional a una película que lo pide a gritos.

Lo peor: Su realización, fría y funcional, no aporta nada nuevo al examen de conciencia de la Alemania del siglo XX.