Arte

La obra mastodóntica de Ai Weiwei “La commedia Umana” un manifiesto por la vida y la muerte

Se puede admirar esta gigantesca pieza en el Museo Nazionale Romano.

Uno de los elementos principales de la obra de Ai Weiwei expuesto en Roma
Uno de los elementos principales de la obra de Ai Weiwei expuesto en Roma FOTO: Alicia Romay

Ai Weiwei lo tiene claro, cuando decide hacer cualquier cosa, lo lleva a cabo pero siempre al límite. Esta obra y muchos pasajes de su vida, contrastan con su manera de expresarse, con la ternura con la que cuenta aquellos momentos al lado de su padre, cuando le contaba, como buen poeta, tantas y tantas historias sobre la Roma Antigua. En la multitudinaria presentación a la prensa en Roma, de su gigantesca obra “La Commedia Umana”, quiso recordar varias conversaciones que mantuvo con su padre. Este hombre que durante toda su existencia ha luchado por la libertad de prensa, los derechos humanos, la inmigración, el desafío constante al poder, cuando habla de su papá, sin verle y sólo escuchándolo, se percibe como un ser pequeño, frágil e incapaz de romper un plato, sin embargo, es inmenso e imparable, en toda la expresión de la palabra. El haber desafiado al poder ó el haber sido torturado durante su arresto, le han dado ánimos de seguir con su lucha eterna.

Ai Weiwei en el Museo Nazionale Romano en las Termas de Diocleciano en Roma
Ai Weiwei en el Museo Nazionale Romano en las Termas de Diocleciano en Roma FOTO: Alicia Romay

La Commedia Umana, habla de la muerte para celebrar la vida

Son 2.000 piezas de cristal de murano soplado en forma de lámpara gigantesca, pero esto no es lo más tremendo sino su contenido. Son calaveras articuladas, cangrejos, murciélagos, esqueletos de animales y no falta inclusive el pájaro que es igual al de Twitter. Una serie de mensajes que a simple vista, no son fáciles de interpretar. La enorme obra es digna de observar detenidamente e ir descubriendo el significado de cada trozo de vidrio de Murano soplado que Ai Weiwei ha ido diseñando y colocando durante tres años con “el sueño de exponerla en un lugar monumental”. La pieza tiene seis metros de largo, nueve de altura y pesa cuatro toneladas. La obra más grande nunca hecha con cristal de Murano.

Con esta obra quiere representar un vínculo entre la ciudad eterna y la muerte, refiriéndose al Imperio Romano y también al Barroco. Son maquetas de esqueletos articulados, evocando a los mismos que los romanos patricios exhibían sin problema en las impresionantes mesas de los grandes festejos y banquetes- larvae conviviales . Y por otro lado, con la exposición Change of Perspective expuesta en el espacio de la Galleria Continua en el Hotel St. Regis Roma, muestra su gran vínculo con el arte oriental y nos acerca a esa tradición milenaria por medio de lo que para ellos es un tesoro, la porcelana, la expresión a la máxima potencia del arte chino.

Ai Weiwei de pequeño trabajaba con su padre y lo escuchaba hablar siempre de la Antigua Roma, era un poeta, se llamaba Ai Qing. Él y su familia fueron exiliados de Pekín, se marcharon a Heilongjiang en el noreste de China, a mas de 1,300 km. de distancia y poco después, al desierto de Xinjiang al lado de Mongolia, después de la muerte de Mao Zedong en 1976, volvieron a Pekín. Desde ese momento, Ai Weiwei inició un camino por el que ha vivido todo tipo de situaciones, desde ser estudiante y miembro del selecto grupo de artistas “Stars” en la Academia de Cine de Beijing, a irse a vivir a New York desde donde regresó a China para cuidar a su padre cuando enfermó y en donde contribuyó a la creación del East Village en Pekín, la comunidad de artistas vanguardistas de la ciudad. Pero no en todo le ha sonreído en la vida a este genial y atrevido artista. A Ai Weiwei lo han definido como el artista más influyente de nuestro tiempo. Su historia como activista es larga, el artista ha declarado en varias ocasiones que él no quiere hacer pinturas ni esculturas para ricos. Ha dicho también que los artistas normalmente evitan comunicar con sus obras el defender derechos. El no se rinde a esto. El hecho de haber estado en prisión, metido en aislamiento, haber sido torturado y sometido a no poder salir de su país, no le ha quitado el ánimo para nada, de seguir reivindicando sus ideas. Sus convicciones políticas son lo que son. Mediante sus obras de los últimos treinta años se puede explorar su relación con la cultura occidental y con la de su país de origen pero siempre lanzando ¿mensajes de rebelión contra su propio destino?

La obra estará expuesta hasta el 3 de Abril de 2022.