Alejandro Palomas, «Un amor» con el Nadal

La nueva obra del escritor barcelonés, «Un amor», se alzó ayer con el galardón que convoca Ediciones Destino. El autor se acordó de dos pioneras como Carmen Laforet y Carmen Kurtz, y dedicó el galardón a su perro Rulfo, «que cumple 13 años».

l año nunca empieza en el mundo editorial el 1 de enero. Para nada. Es el 6, por la noche, cuando los Reyes Magos ya hace horas que se marcharon para Oriente, pero aún tienen tiempo de dejarnos un regalo, que son los ganadores de los premios Nadal y Josep Pla. Un céntrico hotel barcelonés fue el escenario de la tradicional velada en la que recordamos al escritor Eugenio Nadal y en la que «Un amor», la nueva novela del barcelonés Alejandro Palomas, se alzó con el histórico galardón. El autor quiso tener un recuerdo especial para dos mujeres, barcelonesas también, que abrieron camino en la literatura española, Carmen Laforet (primera ganadora del Nadal) y Carmen Kurtz (que logró el Planeta en el 56). Junto a ellas, dedicó la obra a Rulfo, su perro, «que cumple 13 años».

Palomas describe su trabajo como «un idilio entre lo que quiero dar y lo que doy en mis novelas a los lectores». Entrando en el argumento, «Un amor», presentada a concurso como «Un país con tu nombre», narra una historia familiar en la que se entrelazan los secretos y las mentiras, todo ello con un eje, Amalia, una mujer de más de setenta años que tiene como único anhelo la felicidad de sus dos hijas, Emma y Silvia, y su hijo Fer, los mismos personajes que ya aparecen en «Una madre» y «Un perro», uno de los más exitosos títulos de Palomas. En esta ocasión, el autor nos lleva hasta el día en el que debe casarse la mediana, Emma, un evento que debería ser especial para todos los miembros de la familia. Sin embargo, la noche anterior, una fatídica coincidencia influye sobre ello, destruyendo las posibles expectativas de felicidad. De esta manera, Alejandro Palomas sigue con unos personajes que lo han convertido en uno de los autores más leídos de nuestro país, como lo demuestran el reconocimiento alcanzado en los últimos años, tanto en cuanto a lectores como por parte de la crítica.

El nuevo ganador del Nadal nunca ha ocultado su interés por la saga familiar que ahora tiene continuidad en «Un amor». Durante una entrevista con este diario, el autor explicó que si lo hace es «porque hace mucho que me interesaba tener un proyecto a largo plazo y construir un universo familiar a través del tiempo. De manera que, a medida que yo voy madurando, este universo también madura y vamos mirándonos y persiguiéndonos un poco».

Sonrisas y lágrimas

El personaje de Amalia es uno de los más queridos del escritor, hasta el punto de que en alguna ocasión ha explicado que ella es la madre que a él le hubiera gustado ser. También encontrará el lector en «Un amor» tristeza, pero sin olvidar la sonrisa porque, como él mismo ha dicho, «cuando planeo una novela lo hago para que el drama y la comedia se solapen. Me gusta que cuando te estás riendo a carcajadas se te corte la risa y que cuando estés a punto de llorar, te llegue la carcajada».

Tampoco se puede decir que la producción de Alejandro Palomas sea pequeña. Sin contar su obra como traductor, se ha movido por los más diversos campos narrativos, desde el guión cinematográfico a la novela juvenil pasando por la narrativa para adultos y la poesía. El Nadal se une a la serie de reconocimientos que lo han acompañado desde que su nombre empezó a sonar con fuerza en la república de las letras. En 2002 este escritor nacido en Barcelona en 1967 fue escogido Nuevo Talento FNAC por su novela «El tiempo del corazón». Seis años más tarde, en 2008 quedó finalista del premio de novela Ciudad de Torrevieja con la obra «El secreto de los Hoffman», que incluso conoció una adaptación teatral al año siguiente. El de 2011 fue su año, como lo demuestra el hecho de que vieran la luz «El tiempo que nos une» y «El cel que ens queda», además de lograr quedar finalista del Primavera de Novela con «El alma del mundo». Toda una marca literaria.

Un poco más tarde, en 2013, pudimos conocer su poemario «Entre el ruido y la vida». En 2014 inició la serie que ha culminado por ahora con la victoria del Nadal. Nos referimos a la novela «La madre», todo un éxito editorial. A este título le seguirían «Un hijo» –con la que fue galardonado con el Nacional de Literatura Infantil y Juvenil 2016– y «Un perro», además del libro «Las dos orillas», con la colaboración de Fernando Vicente como ilustrador. El éxito de Alejandro Palomas se ha prolongado más allá de nuestro país como lo demuestra la decenas de lenguas en las que actualmente están traducidos buena parte de sus libros.

«Un amor» fue la obra que destacó entre los 322 originales llegados de España y de todo el mundo, con Madrid (35), Sevilla (13) y Barcelona (12) con más presentadas, y llegando también originales de Alemania, Argentina, Bolivia, Canadá, Estados Unidos, Francia, Perú y Reino Unido. En esta ocasión, el jurado del premio integrado por Clara Sánchez, Care Santos –ganadora de la edición del pasado año con «Media vida»–, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales.

Y sí, otra vez la política planeó sobre un acontecimiento literario en la capital catalana, como ha sucedido desde el mes de octubre. En un año políticamente complicado, no estuvieron en la entrega del premio, como es habitual, el presidente de la Generalitat ni el conseller de Cultura, al encontrarse los cargos cesados y haberlos asumido el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo. Quienes sí aparecieron en esta velada fueron la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau y los ex presidentes de la Generalitat, José Montilla y Artur Mas. Tampoco faltaron los autores, porque, al fin y al cabo, esta es y seguirá siendo una velada para hablar de libros, y, aunque sea por un instante, recordar a Eugenio Nadal y aquellos que han ganado el premio que lleva su nombre.