Cine

Almodóvar salda cuentas con EE UU: rodará en inglés y en Texas

Está ultimando el guión de la que sería su primera película fuera de España, que también transcurrirá parcialmente en México

Ultima el guión de su primera película fuera de España, que transcurrirá entre Texas y México y se rodará en inglés

Almodóvar tiene una cuenta pendiente con Estados Unidos tanto como el país de las barras y estrellas lo tiene con él. Y parece ser que ha llegado la hora de saldarla. El romance viene de lejos, de los tiempos en que el manchego era una “rara avis”, chico terrible de la apocada industria española, con un cine de tupperware y peluquería de Lavapiés rápidamente madurado en un sello propio, castizo pero universal, seductor y melodramático, capaz de llamar la atención internacional.

Antes que Francia, Hollywood descubrió a Almodóvar. Fue con “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, candidata al Óscar en 1988. Rápidamente, le llegaron ofertas de la Meca del Cine. Actrices de la talla de Jodie Foster, Glenn Close y Susan Sarandon fueron las primeras en expresar esa frase que, andando el tiempo, se convirtió en un cliché del actor internacional preguntado por el cine español: “Me encantaría trabajar con Almodóvar”.

El manchego confesaba a “El País” en aquel entonces (año 91) que había proyectos en firme: "Una productora de Hollywood me acaba de ofrecer la posibilidad de rodar una película con una actriz que ha ganado un Oscar, pero me lo estoy pensando. Me gusta hacer películas en las que creo. He aprendido cine de una forma visceral, sin dinero pero controlando todos los aspectos. Aquí eso es muy difícil".

Con el Oscar para “Todo sobre mi madre” (1999) resurgió con fuerza la idea de rodar al otro lado del charco. El cineasta tenía algún guión en mente que podría ser fácilmente trasladable a Estados Unidos. Pero volvió a vencerle el respeto, el “miedo” autoconfesado, de desnaturalizar su obra, tan enraizada en la estética, los usos y costumbres españoles. Si algo hay que valorar del manchego en su relación con el estrellato internacional es que, a esa edad crítica en que muchos se han perdido por los cantos de sirena y el oropel de Hollywood, él supo mantener la esencia, crecer con una filmografía coherente a sus espaldas.

Pero a la vejez, viruelas. Almodóvar rodará en inglés y en Estados Unidos. Saldrá por primera vez cámara en mano de la Piel de Toro a sus 70 años. Así lo ha revelado a The Associated Press: “Estoy escribiendo y de hecho ya tengo lo que se llama el primer borrador de lo que supongo será mi próxima película, porque hasta que no estás rodando nunca sabes si esa es la próxima película”.

Con “Julieta” (2016), cuyo guión fundía varios relatos de la canadiense Alice Munro, el director estuvo valorando muy seriamente filmar en Canadá. Al final se trajo la historia a su terreno, a Madrid, Galicia y alrededores. Parece que con “Dolor y gloria”, que sabe a recapitulación, a punto y aparte, y que estos días se ha estrenado con éxito en Estados Unidos, el manchego se ha desembarazado de los reparos y apuesta firmemente por América.

“No puedo decir todavía el nombre de la película, lo que sí es que está basada en cinco historias de una escritora americana y transcurre parte en Texas y parte en México”, añadió en declaraciones a The Associated Press. La cinta se rodaría en inglés y con partes en español. La “escritora americana” a las que habría recurrido Almodóvar para su guión abre numerosas posibilidades, y el cineasta por el momento no está por la labor de soltar prenda.

No obstante, desde LA RAZÓN lanzamos una hipótesis: ¿Será Annie Proulx? La escritora, conocida por el relato “Brokeback Mountain” que dio pie al filme homónimo, es autora de varios libros de cuentos fronterizos, con el deseo, la venganza y la codicia de fondo. Grandes pasiones que podrían cuadrar con la estética del manchego. Habrá que esperar para saber si estamos en lo correcto y para comprobar que, por fin, tras años de seducción mutua, Almodóvar y Estados Unidos se dan el “sí, quiero”. Eso sí, antes podría llevarse una alegría más con la inclusión de "Dolor y gloria"en el quinteto finalista por el Oscar a mejor película extranjera. Tal vez incluso repetir estatuilla.