Van Gogh multisensorial

La ciudad de Roma recibe la exposición multimedia más visitada del mundo, que permite «sumergirse» en la gran obra del pintor holandés

Una de las obras de Van Gogh, en Roma
Una de las obras de Van Gogh, en Roma

La ciudad de Roma recibe la exposición multimedia más visitada del mundo, que permite «sumergirse» en la gran obra del pintor holandés

«La mejor forma para conocer la vida es amar muchas cosas». Con estas palabras Vincent Van Gogh describía hace más de un siglo la esencia del arte en general, como manifestación de la experiencia humana. Desde luego, era más que consciente de que para crear también hay que tener garantizadas las necesidades básicas: «Para trabajar bien hay que comer bien, tener una casa, una aventura de vez en cuando, fumar en pipa y beber café en tranquilidad».

La ciudad de Roma acoge «Van Gogh Alive-The Experience», la exposición multimedia más visitada del mundo, atendiendo a la información aportada por los organizadores. Más de 3.000 imágenes permiten interactuar entrando de lleno en la obra de unos de los autores más celebres de la historia del arte. La muestra permite conocer de cerca la producción del holandés, sobre todo entre los años 1880 y 1890. Al pasear por el interior del Palazzo degli Esami, en pleno barrio romano de Trastevere, se pueden apreciar los pensamientos y las técnicas de Van Gogh a lo largo de sus diferentes etapas pictóricas en Francia: la de París, la de Arles, la de Saint-Rémy y la de Auvers-sur-Oise; los lugares que vieron nacer muchas de sus obras. Las músicas de Vivaldi, Ledbury, Tobin, Lalo, Schubert, Satie, Godard, Bach, Chabrier, Satie, Saint-Saëns, Godard y Handel; aportan un clima introspectivo que acompaña en todo momento al visitante, deseoso de interactuar con el espíritu innovador del pintor.

«La exposición te permite sumergirte en las obras», explica Teresa, de 58 años. «Con la tecnología los cuadros cobran un dinamismo que aumentan el significado de la obra original». Y añade: «Una vez que entras aquí nunca más volverás a mirar la obra de Van Gogh de la misma manera».

Una de las recreaciones más conseguidas de «Van Gogh Alive-The Experience» es la puesta en tres dimensiones del famoso cuadro «El dormitorio en Arlés», de 1888, actualmente en el Museo Van Gogh de Ámsterdam (Holanda): un auténtico cuarto de dormir, respetando las dimensiones aportadas por el artista en el célebre lienzo. «Es exactamente igual», dicen una y otra vez los visitantes.

En la total oscuridad, las proyecciones de «La noche estrellada» (1889) y «La noche estrellada sobre El Ródano» (1888) hoy lucen de la forma más alta. Sin embargo, el contexto que llevó a la realización de la obra no fue el mejor de la vida de Van Gogh. Estos dos óleos representan los peores años del artista, donde las crisis en el manicomio de Saint-Rémy empeoraban cada vez más, con consecuencias violentas para los demás. En aquel entonces, el sufrimiento el hizo ingerir colores tóxicos y provocarse automutilaciones. Las alucinaciones agravaron su sufrimiento, pero lo cierto es que «La noche estrellada» es una de las mejores representaciones de su técnica.

«Trigal con cuervos» (1890) fue, posiblemente, una de las últimas obras del artista. En la exposición, y con la música adecuada, el cuadro cobra vida y los pájaros empiezan a tomar su propio camino, el que probablemente el holandés habría querido que emprendieran. Según lo que afirmó el propio pintor, se trata de una reflexión acerca de su «gran tristeza y extrema soledad». El cuadro es uno de los mayores ejemplos de la melancolía que plasmó en sus obras.

- Los inicios en el arte

Vincent Van Gogh (1853-1890), hijo de un pastor protestante, advirtió desde el primer momento las diferencias sociales existentes en Zundert, una de las localidades más agrícolas del norte de Holanda. Fue así como pudo observar las dificultades y la pobreza de los campesinos y obreros de la comarca. Será en 1869, con 17 años, cuando empezará a conocer de primera mano el negocio de las obras de arte. En los 6 años siguientes, en los que viajará a menudo a Londres y París, estudiará de cerca lo que entonces era el arte contemporáneo. Después de un desamor y tras intentar seguir los caminos de la teología, en 1880, con 27 años, tomará el camino de la pintura con la misma intensidad que sus experiencias anteriores, inspirándose en el impresionismo y el posimpresionismo de Monet, Bernad y Gauguin. El resto es historia.

- Dónde: Palazzo degli Esami . Via Girolamo Induno, 4. Roma.

- Cuándo: Hasta el 26 de marzo.

- Cuánto: 15 euros.