Boadella: «Podemos representa la demagogia»

Boadella mete al público en un restaurante
Boadella mete al público en un restaurante

El director de los Teatros del Canal reestrena el musical «El pimiento Verdi» y habla de la actualidad política.

En un restaurante de melómanos, la música de Verdi y la de Wagner protagonizan un insólito duelo. El nombre del local es el del espectáculo: «El pimiento Verdi». En escena, las voces de José Manuel Zapata, Antoni Comas, María Rey-Joly y Elvira Sánchez. El público, mientras, disfruta de una cena fría. «El pimiento Verdi», montaje que reestrenan los Teatros del Canal (desde mañana hasta el 1 de marzo), es un espectáculo inusual: no es ni teatro, ni ópera, ni un musical, sino todo lo contrario. Tan inclasificable como Albert Boadella, su director, hombre sin pudor ni doblez que, cuando se le pregunta, responde de cara y ante el capote de la actualidad no escurre el bulto. «El artista tiene una inmensa responsabilidad con su obra. Es mayor que la de un político. Éste la tiene en el momento, pero la del artista es a largo plazo», explicaba, al hilo del antisemitismo de Wagner. Su padre fue un «forofo» verdiano que llegó a sabotear una representación wagneriana y de su mano se aficionó a la música, su vocación frustrada.

Metidos en política, hubo que preguntarle por Podemos. «Es una cosa que ha sido montada a través de los medios, es consecuencia de estos. Es distinto a como han sido montados el resto de partidos», matizó el ex director de Joglars. «Es una construcción al margen de estas cuestiones. Es posible que tenga la duración que tienen determinadas modas». Para Boadella, «no hay pueblos inocentes. Los ciudadanos son responsables por omisión o por acción». Y añadía: «La demagogia es un fenómeno muy potente. Si nos vamos a la Alemania de finales años 20 o 30 no estamos hablando de unos salvajes, era un pueblo culto, lleno de filósofos. Y de pronto, hay esas entradas de pandemias colectivas. Llega un virus y la gente enferma». Alguien le pide que sea más claro: ¿cuál sería esa pandemia ahora? «La pandemia sería caer en manos de la falta de conexión con la realidad, la demagogia. En este momento, la demagogia la representa Podemos». Por eso, asegura, «esto igual se deshace o se vincula a otra cosa. Pero hay que estar siempre atentos, desconfianza constante frente al mundo de la política».

Problemas con los wagnerianos

Boadella habló además de música y teatro, de Verdi y Wagner. «Conozco a la gente por su gusto musical. Yo soy verdiano y creo tener problemas con los wagnerianos». Y se explica: «El wagneriano tiene un punto de petulancia. El verdiano, bueno... si el vino no es el más exquisito, se lo bebe. Hay un lado mediterráneo, obviamente. Verdi está relacionado con el mundo del Sur. Y tiene la medida del público. Wagner creo que no. Practica mucho el síndrome de Estocolmo: cuando llevas cuatro horas encerrado allí, ¿qué vas a hacer sino aplaudir?». Dicho esto, aclara que el alemán le parece «un grandísimo músico... a ratos» y que estamos «ante dos genios».