Cine

Adiós a Cartagena

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Un adiós no exento de tristeza por abandonar esta ciudad y con alegría por haber asistido a un buen festival. En la clausura, David Trueba entregó uno de los premios Goya de su película Vivir es fácil con los ojos cerrados al autor del relato en que se inspira, el profesor que vivió aquella experiencia, Juan Carrión Gañán.

La película de clausura fue Pride, de Matthew Warchus, que en el festival de Cannes ganó el premio gay, y cuya trama nos habla de la lucha de los activistas de la U.K. Gay que apoya la huelga de la minería en el verano de 1984, contra las leyes de Margaret Tatcher. Maja película cuyo estreno en salas españolas se anuncia para una fecha próxima.

No soy nadie para dar consejos, pero un festival hecho con tanto amor debería tener mayor presencia publicitaria dado que, encima, hay sesiones gratuitas y la más cara cuesta dos euros con 50 céntimos. Esta comunidad inició hace años en Murcia, la capital, un festival de cine español, mucho antes que el de Málaga, que fue consecuencia de la interrupción de aquella propuesta. Cartagena, por TODO, merece toda la colaboración de todos: organismos, instituciones, profesionales, y, especialmente, público, que numeroso ya debe crecer exponencialmente.