El día que el «club de los 27» dio la bienvenida a Amy Winehouse

Hoy se cumplen cinco años de la muerte de la cantante de soul, Amy Winehouse, conocida por canciones como Valerie, Rehab o Back to black

Amy Winehouse
Amy Winehouse

Su voz, su famoso moño y su carácter estrambótico en los escenarios quedará para siempre guardado en la retina de sus más allegados fans.

Robert Johnson, Janis Joplin, Brian Jones, Kurt Cobain, Jimi Hendrix, Jim Morrison... Y Amy Winehouse. Siete leyendas de la música. Siete nombres que contribuyeron a fundar el afamado y misterioso «club de los 27».

Cinco años ya... Cinco años sin una de las mejores voces del soul. La noticia de la muerte de Amy Winehouse recorrió el mundo, hiriendo enormemente el corazón de los seguidores y las seguidoras de la cantante. Durante su carrera como artista, Amy sólo publicó dos álbumes, Frank (2003) y Back to black (2006). Sin embargo, le sobraron y bastaron para alzarse como uno de los iconos de la música soul de los primeros años del siglo XXI y quién sabe si en su totalidad. Fue gracias a Back to black, con Rehab y la canción que da nombre al disco a la cabeza, cuando Amy dio el salto a la fama internacional. Quizá fuese un error... Y no suyo precisamente.

La atormentada vida amorosa de Amy dibujó en las letras de la cantante una serie de historias en las que relataba cuánto de mal lo había pasado durante alguna de sus relaciones. Su forma de escribir era simple pero contundente, capaz de ser la más profunda a la hora de expresar sus sentimientos. De hecho, el disco Back to black es una lectura casi exhaustiva de su diario personal.

Como pasa con todo en esta vida, hay personas que saben encajar momentos de cambio y otras que no. Pues bien, Amy perteneció al segundo grupo. El salto al panorama mundial afectó a la salud de la cantante, que acudía al alcohol y a la heroína para sobrellevar la ansiedad que le producía actuar delante de miles de fans. En más de una ocasión, la cantante cayó rendida a los efectos del alcohol en medio de un concierto, haciendo que su público incondicional arrancase en aplausos.

Tras la emisión de un documental sobre su vida personal desde su infancia hasta su salto al escenario, el mundo de la conspiración salió a escena. ¿Quién había acabado con la vida de Amy? ¿El alcohol y las drogas? ¿Su público? ¿Las discográficas que querían hacer de Amy un particular cortijo en el que lucrarse?

Son ya cinco años sin Amy Winehouse, la mujer estrafalaria del moño alto, el cual, por cierto, aumentaba en altura a medida que crecía su inseguridad. Son ya cinco años sin esa voz que surgía de su garganta como si de lava se tratase. Tranquila, suave, aguardando el momento de ser expulsada al exterior por algún tipo de fuerza mayor.

Como decía Amy en una de sus canciones: «Sólo decimos adiós con las palabras».