Cine

Encuentran las memorias inacabadas de Orson Welles

La Universidad de Michigan revela el hallazgo de unas memorias inacabadas del cineasta, «Confessions of a One-Man Band», en las que escribe sobre su familia, Rita Hayworth y sus amigos

El actor Errol Flynn junto a su esposa Nora, Orson Welles y Rita Hayworth durante el cumpleaños de ésta en 1946
El actor Errol Flynn junto a su esposa Nora, Orson Welles y Rita Hayworth durante el cumpleaños de ésta en 1946

La Universidad de Michigan revela el hallazgo de unas memorias inacabadas del cineasta, «Confessions of a One-Man Band», en las que escribe sobre su familia, Rita Hayworth y sus amigos

Lo que hace más intrigante la nueva autobiografía descubierta del cineasta Orson Welles es el gran número de proyectos que dejó inconclusos este director de cine, actor, productor, escritor y presentador de radio. «No pasa una semana sin que alguien de cualquier parte del mundo solicite una consulta de sus archivos. La realidad es que todavía hay que descubrir mucho sobre Welles. Por ello estamos muy emocionados con el nuevo material que tenemos», indicó el comisario de la Universidad de Michigan, Philip Hallman. Los investigadores han empezado a desembalar las ocho cajas con material inédito de Welles. Entre ellas destacan, sobre todo, las anotaciones a máquina, con correcciones de su puño y letra, de sus vivencias, enviadas por Oja Kodar desde Croacia, la mujer que fue su pareja durante los últimos 24 años de su vida. En una de los folios mecanografiados destacan sus comentarios sobre un encuentro con Hemingway en España: «En una pequeña tienda de vinos cerca de la frontera española me encontré solo con él –escribió–. Esto era algo inusual porque Ernest viajaba siempre con un grupo de amigos y admiradores y le gustaba presidir una mesa larga y que estuviera llena de gente. Quizá porque estábamos solos, o puede ser porque compartimos suficiente vino a partir de aquella mañana en Pamplona, decidí expresar mi gratitud. Pasamos la tarde hablando de los toros que veríamos en Pamplona la siguiente tarde», concluye. Entre las fotografías que se han encontrado en las cajas tiene especial interés una imagen que rúne al actor Errol Flynn, su esposa Nora, Rita Hayworth, la segunda mujer del cineasta, y Orson Welles en el cumpleaños de la actriz de origen español, el 25 de noviembre de 1946. Entre este material también resalta una tomada por Oja Kodar a Welles en 1984.

Padre, marido y amigo

Es posible que el hallazgo más importante sea el borrador incompleto que no está publicado y cuyo título provisional sería «Confessions of a One-Man Band», es decir, sus memorias. Dicho manuscrito incluye comentarios sobre sus padres, Rita Hayworth, su amigo el escritor Ernest Hemingway, como se ha citado antes, o del director D. W. Griffith, de quien escribe: «No me extraña que me odie. Es un exiliado dentro de su ciudad», mientras él disfrutaba de un suculento contrato. «Si se piensa en estos papeles como en un puzzle, se trata de otra pieza importante que nos acerca a ver lo que sería su figura al completo», reconoció Hallman, de la Universidad de Michigan. «Tener la oportunidad de acercarse a él como padre, como marido y amigo, y aún ver lo que ocurre entre bastidores, detrás de la cámara, donde se incluyen sus esfuerzos, las oportunidades que perdió y la agonía y sinsabores que experimentaba, resulta apasionante», recalca Hallman que todavía revisa partes de las memorias desperdigadas en estas cajas repletas de material. Todavía así, es cauto: no considera que se puede sacar de todas estas notas una autobiografía: «No tengo la sensación de que sea un borrador final, lo que no significa que no sea importante para los investigadores. Hay muchas evidencias que explican por qué no decidió o pudo terminar algunos de sus proyectos», reconoce Hallman. Este descubrimiento se produceo cuando se cumple el centenario del nacimiento de Welles. Un grupo de productores trabajan actualmente en poner el punto final a «The Other Side of the Wind», película que abordó Welles en los años 70. Los productores han empezado a recaudar fondos el pasado 7 de mayo para costear los costes de edición y posproducción mediante el sistema de «crowd founding». De momento han conseguido 206.000 dólares. Lejos todavía de su objetivo de dos millones de dólares. Fue en 2012 cuando la Universidad de Michigan se convirtió en depositaria del mayor archivo sobre Orson Welles. La biblioteca se hizo con la correspondencia entre él y su primera mujer Virginia Nicolson. La primera carta se la envió el 22 de julio de 1939. El autor acababa de marcharse a la Costa Oeste para lanzar su carrera en RKO Studios. Nicolson, por su parte, estaba en Europa de vacaciones. No había pasado un año y Welles ya había ganado notoriedad internacional por su programa de radio «La guerra de los mundos». A partir de lo redactado en esta misiva se desprende que podía estar pensando en regresar a Nueva York. «Hollywood, como predije, no es un lugar agradable para vivir», escribió. Fue entonces cuando la Universidad de Michigan se convirtió en el hogar de cuatro colecciones de cartas. En ese material Welles revela su día a día: cómo se alquila un bungalow, se conduce un Cadillac o cómo eran sus reuniones con los ejecutivos de los estudios. Kodar, que siempre había querido crear una fundación de cine, optó por vender este material a Welles. Quizá ahora podamos saber, una vez que los investigadores pongan en ordeneste ingente material, por qué este incansable creador en muchas ocasiones no puso a sus trabajos el punto final.

Un director por partida doble

Dos libros homenajean al director de «Ciudadano Kane». Peter Biskind es el responsable de la edición «Mis almuerzos con Orson Welles» (Anagrama), un libro de conversaciones entre el cineasta y Henry Jaglom. Por supuesto, Welles habla de todo y sin morderse la lengua con nada. Por estas páginas desfila aquel Hollywood dorado y sus estrellas más rutilantes, como Bogart, Laurece Olivier, Katharine Hepburn, Charles Chaplin, Marlene Dietrich y, por supuesto, Rita Hayworth, ex mujer de Welles. Para los admiradores del incombustible creador, esta misma editorial ha rescatado «Mr. Arkadin» con motivo del centeneario. La obra incorpora un prólogo que aclara el génesis de esta obra, que nació durante el rodaje de «El tercer hombre».

A mano y a máquina

Ocho son las cajas de cartón que fueron legadas a la Universidad norteamericana de Michigan procedentes de Croacia, donde las atesoraba Oja Kodar. Junto a los folios –manuscritos algunos, otros escritos a máquina– hay un montón de fotografías inéditas, así como papeles personales que supusieron un verdadero acontecimiento cuando fueron descubiertos en la Universidad. «Quizá no den para escribir un libro, porque son papeles que se acercan más a un borrador inicial, pero nos ayudarán a completar la imagen de Welles, un genio a todas luces, del que aún nos quedan cosas por descubrir», han asegurado los estudiosos.