«La tabernera» no llega a puerto

La huelga tras la fusión Zarzuela-Real amenaza con dejar en dos las doce funciones programadas de la pieza de Pablo Sorozábal, dirigida ahora por Mario Gas

Sabina Puértolas hará de Marola
Sabina Puértolas hará de Marola

La huelga tras la fusión Zarzuela-Real amenaza con dejar en dos las doce funciones programadas de la pieza de Pablo Sorozábal, dirigida ahora por Mario Gas.

Se presentaba ayer en la Zarzuela «La tabernera del puerto» y eso debería haber sido suficiente motivo para acudir a la cita de «la última gran zarzuela de la historia» y/o «la “Traviata” de la zarzuela», como se reconoce a la obra de Pablo Sorozábal. Pero el morbo de la reunión iba más allá del estreno al ser la primera convocatoria del teatro después de la fusión con el Real. Llegó el momento de las introducciones, el de Daniel Bianco para ejercer de anfitrión y de director del coliseo y para zanjar rápidamente cualquier debate. «Por respeto al elenco» no se iba a hablar de nada más allá de la función que no fueran sus palabras acerca de «la solicitud de huelga [por parte de los empleados del Inaem y del propio centro] que todavía no se ha confirmado por trámites administrativos». Era mediodía y la Zarzuela esperaba noticias a través de un «papel» que al cierre de esta edición todavía no se había recibido. Poco más.

Una situación que, dependiendo de los paros que se aprueben, deja a «La tabernera» en disposición de enfrentarse a solo dos –«en principio, pero también podrían ser todas o ninguna», explicaban– de las doce funciones programadas entre el 5 y el 20 de mayo y al equipo con la «incertidumbre» de la que hablaba Mario Gas, director del montaje: «Estamos aquí para hacer todas [las representaciones], pero la realidad impone que se vayan a hacer pocas –días 6 y 10–. Es tristeza más que frustración y no vamos a entrar a discutir las bondades y los vicios del momento, pero la cosa es que nos tiraremos como leonas y leones a las oportunidades que tengamos», comentaba tras haber confesado minutos antes que la «fusión de los teatros líricos podría ser buena o mala, depende; pero ésta se ha hecho con nocturnidad y alevosía y no presagia nada bueno».

De padre a hijo

Para la parte artística queda un montaje dirigido por Gas, «el mismo título que cantaba mi padre cuando yo nací en Montevideo» –recuerda–, y por Josep Caballé-Domenech y Óliver Díaz, en el apartado musical; y que protagonizan Sabina Puértolas, Marina Monzó, Ángel Ódena, Vicky Peña, Antonio Gandía... 82 años después de la premier absoluta de la pieza de Sorozábal en el Tívoli de Barcelona, «La tabernera» regresa a un escenario que ya pisó en el 40 y que ahora lo hace convertido en una «superproducción por razones de calidad, no monetarias», comentó Bianco señalando, además de los a citados, a los responsables de la escenografía y el vestuario, «el genial Ezio Frigerio y la oscarizada Franca Squarciapino», presentaba de dos figuras que, además, contarán con una muestra dedicada a ellos en el Thyssen-Bornemisza, «Una vida juntos sobre el escenario» –desde hoy hasta el 20 de mayo–.

Así, traslada Mario Gas al escenario de la calle Jovellanos «una obra que me ha acompañado desde mi nacimiento y que he decidido reflejar desde la ingenuidad de un niño, manteniendo el romance marinero y dejando que su historia de amores, malentendidos y drogas respirara por sí misma. Se trata de un relato teatral teñido de un vapor de leyenda, o elemento poético, en el que se explica una historia de contrabando y de amor en un pueblo imaginario del norte de España [Cantabreda]».