Caballero Bonald: «Este año me correspondía, era mi turno»

«El Premio Cervantes es una meta a la que todo escritor aspira y este año me correspondía, era mi turno»,

Caballero Bonald, que recibió a Efe en su casa de Madrid, minutos después de conocer la concesión de tan prestigioso premio, dijo que se siente "muy honrado"porque es "la más ilustre posibilidad de ser reconocido como escritor".

Un premio que ha servido para elevarle el tono vital ya que tiene un catarro muy serio y le ha animado, pero también siente una "cierta desazón"porque un compañero de generación como Juan Goytisolo -con el que se siente unido literaria e ideológicamente- y "un gran cervantino como Martín de Riquer", no hayan sido los ganadores de un premio que considera se merecen tanto como él.

El escritor ha reconocido que le ha extrañado ganar el Cervantes este año con un Gobierno del Partido Popular, porque pensó que él no era muy del gusto de este Ejecutivo, pero ha agradecido al jurado que haya tenido en cuenta su obra.

Una obra llena de poesía, más de 60 años utilizando esta expresión, que es "la más alta temperatura que se puede conseguir manejando la lengua", afirmó.

"Es la totalidad de la expresión literaria. Nada hay comparable a la poesía", dijo el escritor, a quien le gustaría dejar para la posteridad al menos dos buenos poemas.

Y aunque no se atrevió a elegir ningún poema de los numerosos que ha publicado hasta ahora, aseguró que su último libro, "Entreguerras"(2012), es "el mejor"que ha escrito hasta ahora.

Un libro que considera, sin falsa modestia, que "puede perdurar y que puede marcar una cierta línea divisoria en la poesía española".