Entre hijos, esponjas y especulaciones

Este libro es inquietantemente fiel a nuestro presente: «Hubo una gran fiebre en la City de Londres por establecer empresas de todo tipo y con las cuales muchos amasaron bonitas fortunas», cuenta el narrador recordando cuando, veinte años atrás, todo cambió para él a partir de un decepcionante regalo de su tía: el retrato de su difunto marido encastrado en un diamante. El protagonista, Samuel, verá cómo la compañía de seguros en la que trabaja, presidida por «el gran señor Brough», que «hacía unos negocios tremendos en el mercado de los higos y las esponjas», se relacionará con el «Gran diamante Hoggarty», como se le conoce más allá del ámbito familiar, que le irá abriendo puertas de la sociedad más distinguida pese a que no tenga tal cosa entre sus propósitos, pues lo que le mueve es el amor.

Afirma el catedrático Esteban Pujals que Thackeray es «un novelista cuya profunda sensibilidad se oculta bajo su ironía», aludiendo a «un realismo intelectual que aplica a su interpretación artística de la vida». Un realismo que se ha tildado de moralizante, ya que el escritor inglés introducía su opinión en lo que trasladaba a la ficción. En el caso de este agudo divertimento el componente sociológico es claro; al parecer, el autor, basándose en una empresa real, quiso demostrar «que la especulación es peligrosa y que la honradez es el mejor camino»; y lo hizo con excelso humor hasta que remató la novela con una moralidad que el lector no necesitaba para captar bien toda la sátira.