Libros

Fellini y la equilibrista enamorada

La memoria no sólo es el último refugio de la vejez, sino también el lugar donde se esconde la madriguera de las ilusiones. Y con muchas de las columnas simbólicas de esa memoria proustiana (de hecho, en un momento, el personaje central de «Hotel Paradiso» leerá al autor francés) están en esta notable novela del escritor y periodista gallego Ramón Pernas, ganadora del premio Azorín 2014. Así, veremos cómo en su ancianidad un ingeniero, Javier, es internado en una residencia que él mismo ayudó a crear en la ciudad costera de Vilaponte y a la que llamó Paradiso, su Paradiso, pero que, como suele suceder en esta vida con las ilusiones realizadas, se acabó convirtiendo en el lugar donde sus hijos, tras inhabilitarle, le encerraron.

En otro plano muy diferente, el lector conocerá cómo el verdadero amor de su vida fue una equilibrista, y el hijo de ambos será ahora propietario de un circo, el Tivoli, donde también vive la nieta que quiere ser payasa. La elefanta Zara es la estrella del circo, la misma que Javier había regalado a su hijo recién nacido. El circo ha llegado a Vilaponte como un augurio del destino, y allí tendrá lugar el núcleo dialéctico de la historia, que tomará forma de un espejo donde el azogue y el cristal nunca se ven pese a compartir un mismo y trágico destino. Con el tono agridulce de los personajes de Fellini (por algo se denominó «El circo de las ilusiones» la gran exposición sobre la vida del director italiano) y con la reflexión sobre el tiempo que vemos en «Un circo pasa», de Patrick Modiano, así Ramón Pernas nos traza en la parábola Javier/ Zara una acuarela sobre el fin de las ilusiones, pero también acerca de la fuerza de la vida cuando ésta se vive intensamente hasta su final.